logo twDiana Fernández / logo tw Álvaro Moreno

  • El hombre, que no tenía antecedentes graves, provocó una masacre en el centro comercial de Minesota preguntando antes si había algún musulmán
  • ISIS ya ha confirmado que se trataba de uno de sus soldados y que el incidente era un atentado perpetrado desde el DAESH contra la coalición liderada por EEUU

Ocho personas han sido apuñaladas por un hombre al grito de «Alá es grande» durante la noche de este sabado en un centro comercial en Minesota, Estados Unidos. Este fue abatido por un oficial según informó la policía de la zona.

El trágico suceso ocurrió después de que el agresor preguntase si alguna de las personas allí presentes era musulmana, tal y como informó el jefe de policía de St. Cloud, Blair Anderson, a los medios locales de esta localidad situada a un centenar de kilómetros al noroeste de ineápolis. La ciudad que cuenta con unos 70.000 habitantes vivió el suceso a las 20:15 (hora local). El atuendo era un uniforme de empresa de guardia privada.

El agresor no tenía antecedentes, unicamente estaba fichado por algunas infracciones de tráfico. La masacre acabó cuando la policía redujo al agresor a base de disparos y acabando con su vida, el atentado tocó a su fin.

El hombre que llevó a cabo el atentado llevaba puesto un uniforme de una empresa de seguridad privada con el fin de pasar inadvertido y así, que cuando iniciara la secuencia de puñaladas estas fueran una sorpresa y creara así más caos y muerte.

Pese a que en un principio la policía se negase a aceptar la teoría de que el atentado fuera de la mano del grupo terrorista ISIS, a lo largo del día de hoy las evidencias se han ido amontonando para hacer casi segura esta posibilidad. El propio DAESH a través de sus plataformas informativas, ha dicho que la masacre «ha sido realizado por un soldado del Estado Islámico en respuesta a las llamadas del Estado Islámico a tomar como objetivos a los ciudadanos de la de la coalición de los cruzados».

Además, la explosión de Manhattan y el fallido intento de colocar una bomba en New Jersey producidos prácticamente al mismo tiempo que esto, han hecho que muchos piensen que todos estos ataques han sido coordinados de forma conjunta como estrategia de los terroristas para causar el mayor desconcierto posible. Pese a que esta teoría no es insostenible, la explosión de Nueva York no tiene una autoría clara y mucho menos es a de forma segura, procedente de los yihadistas.

Aunque  los datos parecen lo suficientemente concluyentes para sacar conclusiones, la policía se ha negado a aceptarlos por estar aún la investigación abierta, así se refería el jefe de policía a la posibilidad de que el atentado fuera perpetrado por ISIS. «Vamos a ser diligentes y llegar al fondo de esto»