logo tw Álvaro Moreno

  • El secretario general en funciones ha salido a hablar ante la prensa sin admitir preguntas por primera vez desde que la guerra en el partido se desatase
  • Todo puede decidirse el día de mañana, si el comité federal decide pasar a la abstención sería el final del líder socialista

La guerra en el PSOE se ha encrudecido y todas las miradas se han posado sobre Pedro Sánchez desde que 17 miembros de su ejecutiva dimitiesen y planteasen así una situación inédita para el partido. Los estatutos no daban una respuesta concreta frente al problema administrativo que se había formado y por lo tanto, ninguno de los dos bandos reconoce la legitimidad del otro en esta contienda y cuando la situación parece más confusa, el líder la formación ha salido a hablar, sin preguntas, solo una intervención en la cual ha podido dejar claras ciertas cosas en un proceso tan lleno de incertidumbre.

Por una parte ha remarcado su negativa a un gobierno del PP y ha dicho que él había actuado acorde con la voluntad del comité federal, máximo órgano socialista. Tras esto ha especificado que el conflicto que hay en el PSOE se debe a esto, formar un gobierno alternativo contra abstenerse para dejar gobernar a los populares y él está en el primer bando.

Hablando de bandos ha querido dejar claros otros dos, la gestora, contra los militantes. Para él la llegada de la gestora es una excusa para permitir la abstención del PSOE, cosa a la que él se opone y lo que él considera que debe hacerse es elegir la senda que la llave del gobierno de España, el PSOE, debe seguir a través de primarias, del voto de la militancia

De esta forma el candidato se ha referido al debate interno en el Partido Socialista: «O se monta una gestora, como algunos pretenden, para que lleve al PSOE a que gobierne Mariano Rajoy a través de la abstención, o deciden los militantes en un congreso y mantenemos el no a Rajoy e intentamos un gobierno alternativo de cambio y transversal, como aprobó el Comité Federal»

Por lo tanto la jornada de mañana será clave porque este comité federal puede destruir al candidato socialista. El evento en Ferraz de mañana significará el debate sobre el proceder del PSOE y en caso de que gane la abstención Pedro Sánchez ha prometido que dimitirá:  «Mañana no solo se decide si cambiamos el voto de los militantes por una gestora sino algo más importante, el rumbo del PSOE. Siempre he defendido la hoja de ruta del comité federal pero el que se va a celebrar mañana puede cambiar esa hoja de ruta y cambiar a la abstención. Si el comité pasa a la abstención, no puedo administrar una decisión que no comparto»