logo twDiana Fernández

  • El senador se comprometió a pagar 146.224 euros de hipoteca
  • Cuando esto ocurrió, tenía 23 años y no ocupaba ningún cargo público

El piso que le fue adjudicado a Ramón Espinar por la cooperativa Vitra en Alcobendas es ahora una de las polémicas que rodea al partido de Iglesias. Esta vivienda, que nunca llegó a ocupar, la vendió por 175.000 euros cinco meses después de que le fuese adjudicada. El diputado autonómico de Podemos pidió a la Comunidad de Madrid poner a la venta el inmueble y esta le autorizó bajo el precio de 140.000 euros. Es decir, un 25 % más caro de lo que le habían permitido. La Dirección General de Vivienda pidió que al venderla se ajustase a “el precio de venta deberá ajustarse a los máximos legales vigentes en el momento de la transmisión”

Para comprar la vivienda Ramón Espinar recurrió, según aseguró en rueda de prensa, a su padre, su madre y su abuela. Y que lo vendió «porque no lo podía pagar». El mismo asegura que con esta operación se embolsó 20.000 euros. Por aquel entonces, el ahora senador de Podemos tenía 23 años y no ocupaba ningún cargo en la política. El hecho de que haya conseguido un beneficio de veinte mil euros no supone la vulneración de la ley ya que no superaba la cifra máxima establecida que en ese caso eran 176.000 euros.

Cuando Espinar aceptó la compra del piso se comprometió a pagar 146.224  euros incluyendo las zonas comunes. La hipoteca suponía 580 euros mensuales que le fue concedida gracias a una beca en la que ganaba 450 euros al mes.

Tras no poder hacer frente a la hipoteca el portavoz de Podemos decidió poner el piso en venta el 8 de noviembre de 2010 y fue en 2011 cuando se firmó la operación ante notario.  En esta transacción Espinar pidió a la Comunidad de Madrid vender el inmueble en  140.343,35 euros lo que le fue aceptado ya que estaba dentro de los límites establecidos. Pero una vez consiguió comprador el diputado ascendió el precio a  175.126,12 euros. Con el siguiente desglose: 97.377,63 por el piso, 29.107,25 para cada plaza de garaje y 7.777,46 euros por el trastero, además de otros 11.756,53 euros que  se adjudican por “la parte alícuota como cooperativista» de las cinco plazas de garaje de la comunidad. Con esto se conseguiría 29,353 euros de plusvalía lo que reduciendo impuestos se queda en 20.000 euros de beneficio.