logo twMarcos H. De la Morena 

La condición ‘sine equanum’ de Albert Rivera para apoyar la investidura del nuevo presidente de Murcia será que el Partido Popular elimine el aforamiento de todos los diputados regionales del estatuto de autonomía murciano.

Si esto no se cumple, la formación naranja votará en contra de la candidatura de Fernando López Miras, elegido por el PP como sucesor de Pedro Antonio Sánchez, quien dimitió hace unos días a causa de su imputación tanto como cabecilla del Caso Auditorio como de colaborador en la Trama Gürtel.

Sin embargo, Miguel Sánchez, líder de Ciudadanos en Murcia, ha querido transmitir públicamente que su partido está dispuesto a apoyar al candidato, siempre y cuando se sienten a negociar un nuevo acuerdo y se reestructure el pacto de investidura que se firmó con Sánchez, para evitar que situaciones como las ocurridas con el mismo vuelvan a suceder.

Parece ser que el PP estaría dispuesto a eliminar la condición de aforados de todos los parlamentarios regionales siempre y cuando su candidato salga elegido presidente. Para ello, previsiblemente se celebraría una votación en las Cortes murcianas durante la última semana de abril.

Si finalmente los populares aceptan esta medida, la situación de Pedro Antonio Sánchez cambiaría radicalmente a peor. El ya ex presidente murciano renunció a este cargo, pero por el momento no ha dejado su acta de diputado ni su cargo al frente del partido regional. Por tanto, de ser eliminado su aforamiento, el TSJ de Murcia dejaría de investigarle y su caso pasaría de forma directa a la Audiencia Nacional, donde si se le llega a condenar, la sentencia sería firme desde el primer día y tendría que cumplir la pena fuera cual fuera sin capacidad de recurso que dilatara la aplicación de la misma.


MÁS INFORMACIÓN

Dimite el presidente de Murcia en un ejercicio de “responsabilidad”