logo twMarcos H. De la Morena 

Cuatro votos a favor, tres en contra. Así se ha cerrado la votación en la Mesa del Parlament de Catalunya, donde Junts pel Sí ha hecho valer su mayoría, consiguiendo que se inicie una reforma particular del reglamento de la cámara. Concretamente, esta reforma permitirá al Govern aprobar la conocida como ‘ley de ruptura’ con España en apenas dos horas y sin que sea necesario debatirla.

Para este proceso, el partido de Carles Puigdemont ha desoído todas las voces de la oposición, las cuales argumentaban que esta reforma “reduce considerablemente sus derechos”.

Tras esto, según lo marcado por la ley, el Govern debería crear una ponencia conjunta para modificar dicho reglamento, en la que tendrían que participar todos los partidos que forman el Parlament. Sin embargo, las formaciones no independentistas se han desmarcado de este particular ‘grupo de debate’ y han hecho llegar a la Mesa que no participarán. Tanto PP como Ciudadanos y PSC han rechazado sumarse a la discusión, ya que opinan que el Tribunal Constitucional acabará por hacerse valer y darles la razón en cuanto a sus derechos parlamentarios.

El objetivo principal de esta reforma, sería en el fondo que Junts pel Sí pueda presentar una propuesta de ley (probablemente en relación a la independencia) y se pueda tramitar con una lectura única, sin debate de la misma por parte de la sala. Hasta el momento, esta vía está reservada únicamente a las proposiciones que se aprueben por unanimidad, o si bien se tratara de un proyecto de ley presentado por el Gobierno. Por tanto, Puigdemont podrá tener via libre a su iniciativa independentista sin ni siquiera escuchar los argumentos de la oposición.


MÁS INFORMACIÓN

Oriol Junqueras asegura que celebrará el referéndum en Cataluña: “Haremos todo lo que sea necesario”