logo twÁlex Martín

Era uno de los estrenos en España más esperados de la temporada y las expectativas sobre la película eran muy altas. La adaptación cinematográfica de “El Guardián Invisible“, la primera novela de la “Trilogía del Baztán“, de Dolores Redondo no ha decepcionado.

Ambientada en el Valle del Baztán, en Navarra, la película se centra en la protagonista, la inspectora Amaia Salazar (interpretada por Marta Etura) y el curso de una investigación por la que aparecen varias jóvenes asesinadas por un extraño ritual.

Un reparto bien compensado, encabezado por la propia Etura, y mezclando actores contrastados del panorama nacional, como Pedro Casablanc o Paco Tous con intérpretes internacionales, como Colin McFarlane, para un proyecto muy ambicioso.

La localización es uno de los puntos fuertes de la película. Los bosques del Baztán, donde suelen aparecer las niñas asesinadas, contribuyen a crear un halo de misterio que enreda el argumento de la película hasta introducir conceptos mitológicos.

Además, la productora del film, Atresmedia, ha querido colaborar desde el primer momento, con la autora, Dolores Redondo, para reproducir de la forma más fiel posible los acontecimientos producidos en “El Guardián Invisible”, el pistoletazo de salida de una trilogía.

Por otro lado, las leyendas y las creencias populares son otro de los aspectos con los que más se juega en la película. Aspectos como que las nueces son símbolo de brujería o la creencia en la existencia del “basajaun” (protector del bosque) son algo recurrente en los protagonistas, especialmente en Amaia.

También tiene un componente psicológico, ya que se dedica a explorar la complicada y tormentosa relación entre la familia Salazar, empezando por la inspectora y su madre, que siempre han mantenido un odio, por parte de la progenitora, llevado al extremo.