logo twDiana Fernández

  • Sánchez defiende la convocatoria de unas elecciones primarias para que se elija un nuevo secretario general, él se presentaría como candidato
  • En caso de que una gestora entre a dirigir el partido se retiraría de la secretaría general
Hoy los 300 hombres de poder del Partido Socialista pelearan en el comité federal como nunca antes se había visto en la historia de la formación. En este partido hay dos equipos pero sin arbitro de por medio. El equipo número uno, que pretende llevar al partido a un congreso con carácter inmediato. Y el equipo número dos que defienden poner una gestora al frente de la organización hasta la celebración de un congreso sin urgencia. En caso de que triunfe la opción de la gestora Pedro Sánchez se retirará.

En el comité federal más mediático de los últimos tiempos, Sánchez se presenta como única alternativa que asegura el «no» a Mariano Rajoy. El sector defensor del todavía líder, va a sostener la postura de la celebración de un congreso siendo el primer paso para unas elecciones primarias dentro de la formación para así poder elegir un nuevo dirigente del PSOE, puesto al que él se volverá a presentar. Según el todavía secretario general en cuanto entre una gestora en el partido el PP consegirá el gobierno.  En caso de que se celebrasen unas primarias, serían el 23 de octubre.

El sector crítico de Sánchez defenderá a capa y espada que no se celebre un congreso. Su as en la manga, ya público, es que las 17 dimisiones que se dieron este martes han provocado la disolución de la ejecutiva ya que suponen la mitad más uno. De esta forma, según plantea este sector del partido, y acogiéndose a las normas que marca el mismo, correspondería la intervención de una gestora que se encargase de gestionar el partido hasta que en celebración de un congreso, sin urgencia, se decida quién va a pasar a ocupar la secretaría general del PSOE. La cuestión es que mediar el debate va a resultar una tarea tediosa ya que hasta el momento ha sido imposible alcanzar un punto intermedio y de diálogo.

Susana Díaz, que ya es rival oficial de Pedro Sánchez, defenderá su postura junto con todos sus fieles. Esta es la celebración de un congreso sin urgencia. Y de paso si consigue que Pedro Sánchez sea vencido, comenzar su promoción para ser la siguiente dirigente socialista, que ella misma ya ha asegurado que se presentaría si hubiese terceras elecciones.

Los equipos que defenderán las posturas son: Pedro Sánchez acompañado de sus más fieles ediles, entre los que se encuentra el PSC con Iceta a la cabeza, el País Vasco o numerosas federaciones socialistas. Enfrente de estos estará Susana Díaz con su séquito en el que se encuentran seis de los siete presidentes autonómicos. Según estos sumarían más de 100 a su favor.  Según los críticos, Sánchez es el claro perdedor porque «no le salen las cuentas».

“Si el comité federal cambia la hoja de ruta a la abstención no puedo administrarlo porque no lo comparto”, así es como Pedro Sánchez ha firmado su sentencia de muerte en caso de que hoy se decida la presencia de una gestora en el partido. Según el secretario general «hoy se celebra un comité federal que va a afrontar un debate decisivo. Ni es ni puede convertirse en un debate reglamentario. Se trata de un debate político».

La postura de Sánchez es clara, una gestora es igual a su salida oficial de la formación. Sobre la reunión que tendrá lugar hoy y que sin duda es de carácter histórico, ha pedido «serenidad y altura de miras» además de pedir que el encuentro debe centrarse en aclarar la situación del PSOE y no ha de convertirse en un «debate interminable sobre los estatutos». Pedro Sánchez quiere su congreso extraordinario para aclarar si sigue o no al frente del partido y a partir de ahí formar una hoja de ruta o retirarse.