logo twÁlex Martín

Lewis Hamilton y Mercedes han vencido en el Gran Premio de China, la segunda cita de la temporada 2017 de Formula 1 y el piloto británico ha dado una muestra de fuerza al vencer sin demasiados esfuerzos a su rival para esta temporada, el alemán Sebastian Vettel y Ferrari, que no han vencido debido a una mala estrategia y mala suerte por la salida del Safety Car al principio de la carrera.

Mercedes ha tenido una suerte desigual. A pesar de que Hamilton ha vencido y ha dejado una gran imagen, su compañero de equipo en la escuadra alemana, el finlandés Valteri Bottas, ha llegado en sexta posición después de haber estado hasta en la duodécima plaza. El podio lo ha completado el piloto holandés de Red Bull, Max Verstappen, que luchó hasta el final con su compañero, Daniel Ricciardo.

Doble Safety Car al principio de la carrera

La carrera comenzó con dos accidentes. El piloto canadiense de Williams, Lance Stroll, fue tocado por el conductor de Force India, el mexicano Sergio Pérez, y este accidente provocó la salida del coche de seguridad virtual, hasta que se limpiase la parte de la pista afectada por el accidente entre los dos vehículos. Pero este no sería el único Safety Car que saldría en la segunda cita de la temporada.

Antonio Giovinazzi, que ya tuvo un accidente en la clasificación que provocó la aparición de una bandera roja, chocó de nuevo y provocó que el coche de seguridad físico saliera la pista y que los pilotos no pudiesen pasar por la recta de meta, sino por los boxes para poder atravesar la recta de meta, hasta que los operarios pudiesen limpiar los restos del Sauber del italiano.

Las luchas y la mala suerte marcaron el GP de China

De vuelta en la carrera, Lewis Hamilton empezó a coger distancia con sus rivales, mientras Vettel languidecía en la sexta posición después de su parada en boxes. En las siguientes vueltas, tendría que adelantar, no sin sufrimiento, a su compañero de equipo, Kimi Raikkonen, y Ricciardo, que no tenían ni de lejos el ritmo que tenía el piloto alemán. Anteriormente, la misma estrategia la tuvo que usar Verstappen, ya que tenía un ritmo superior al australiano y al finlandés, procediendo a perseguir a Hamilton.

Por su parte, los pilotos españoles corrieron una suerte diversa. Fernando Alonso, de McLaren, tuvo una buena carrera. Aprovechando que en algunos tramos la pista estaba mojada, tuvo un buen ritmo de carrera, aguantando por lo general a los pilotos que le presionaban. Sin embargo, a falta de 20 vueltas para el final de la carrera, tuvo que retirarse de la carrera. Es el segundo abandono que el piloto asturiano sufre esta temporada.

Por su parte, el madrileño Carlos Sainz, de Toro Rosso, hizo una de sus mejores carreras en Formula 1 y acabó séptimo. Arriesgó, y en la salida arrancó con neumáticos superblandos, el único de la parrilla que lo hizo, y, a pesar de su mal comienzo, con trompo y choque con el muro incluido, llegó a estar en la quinta posición.

Max Verstappen fue uno de los grandes triunfadores del día. El joven piloto holandés de Red Bull hizo una gran remontada, saliendo desde la decimosexta posición para alcanzar el tercer cajón del podio. Además, llegó a estar persiguiendo a Hamilton para pelear por la victoria, mostrando un muy buen ritmo, cimentando lo que puede ser una muy buena temporada para uno de los mejores pilotos de la parrilla actualmente.

Finalmente, Hamilton venció y se hizo con su victoria número 54, Vettel se hizo con una valiosa segunda posición y Verstappen aguantó a su compañero de equipo para subirse por octava vez al podio. Fuera del podio, además de Sainz, Ricciardo fue cuarto, Raikkonen, falto de ritmo a lo largo de toda la carrera, fue quinto y Valteri Bottas, remontando, solo pudo ser sexto.


MÁS INFORMACIÓN:

Hamilton se impone a Vettel y logra su pole número 63 en China