logo twDiana Fernández

Al menos 638 atentados, un departamento especial creado por la inteligencia de Estados Unidos y una ‘mata-hari’ enamorada no han podido acabar con la vida de Fidel Castro  después de centenares de complots orquestados por la CIA.

Hasta hoy, que su heramano, Raúl Castro, ha comunicado su muerte, Fidel Castro ha hecho historia revolucionaria en Cuba durante más de 60 años de guerrillas comunistas. Esta lucha se ha intentado interrumpir de diversas formas por los mismísimos servicios de inteligencia de Estados Unidos que crearon un departamento especial ZR/Rifle, para liquidar al dirigente.

Los primeros intentos de la CIA para acabar con Castro se remontan antes de 1959 en pleno levantamiento de Sierra Maestra donde luchó con Che Guevara y Camilo Cienfuegos. Y entre 1959 y el año 2000 Castro ha esquivado veneno en la comida, puros explosivos o una ‘mata-hari’ enamorada en los múltiples intentos que que quedase fuera del mapa.

1960, un Fidel en pleno corazón de la Revolución, visita la Asamblea General de la ONU en Nueva York y fue una de las ocasiones que la CIA consideró oportunas para terminar con el líder cubano. La propuesta de la Agencia de Inteligencia fue colocar explosivos en los puros que le ofrecerían durante su visita pero finalmente no se dio a cabo.

En el mismo año, Marita Lorenz, la que fuera amante de Fidel una vez salió triunfante la revolución, fue el arma que utilizó la CIA para su siguiente intento. Lorenz fue contratada para que durante una cita en la suite de un hotel de La Habana colocase unas píldoras letales en su comida. Esta las guardó en un bote de crema hidratante y se derritieron durante su viaje a Cuba y de nuevo la inteligencia falló. Pero fue en ese viaje cuando Marita Lorenz reflexionó que no iba a matar a Fidel.

En 1963 se produjo otro nuevo intento. Esta vez el ayudante de la CIA fue el camarero de un hotel que Fidel Castro frecuentaba. Su misión era cologar una cápsula de cianuro en su batido pero esta se quedó pegada en el congelador y finalmente no se pudo utilizar. Para llevar a cabo este intento, contaron con la ayuda de John Rosselly y Santos Traficante Jr, dos mafiosos experimentados.

La Agencia de Inteligencia vio otra oportunidad en la afición de Castro por el buceo. Consideraron poner un explosivo en una caracola de la playa que el frecuentaba sumando a eso que se pusieran en el traje de neopreno bacterias mortales. Pero tampoco pudo ser. Luis Posada Carriles, ex agente de la CIA participó activamente en un intento de asesinato en el Hotel Copacabana en el que se tiró un explosivo que acabó con la vida de un turista italiano.

Además de esto, de utilizar LSD, productos tóxicos o de atentar contra un avión, los múltiples intentos de los servicios de inteligencia por terminar con Fidel Castro han resultado en vano hasta que hoy, su enfermedad, ha certificado su muerte a los 90 años.


MÁS INFORMACIÓN

FIDEL CASTRO MUERE A LOS 90 AÑOS
MIAMI CELEBRA LA MUERTE DE FIDEL CASTRO