logo twÁlex Martín

El Festival de Málaga del 2017 ha sido una edición especial. La vigésima edición de uno de los festivales más prestigiosos de todo el cine español ha repartido dos Biznagas de Oro a mejor película y mejor largometraje latinoamericano, y ha otorgado un premio honorífico.

Uno de los embajadores más grandes de la ciudad andaluza desde que se marchara con solo 19 años en busca de sus sueños, el actor Antonio Banderas, ha obtenido otro reconocimiento a su extensa y prolífica trayectoria. Ya contaba, con otros premios, con un Goya de Honor a toda su carrera.

Uno de los más grandes actores españoles de todo el siglo XX y parte de este ha vuelto a su tierra a recoger uno de sus premios más especiales y ha avisado en su discurso de recogida: “Lo mejor está por venir”.

“He tirado de corazón para todo lo que he hecho en mi vida. Me fui de aquí con 19 años montado en mi corazón, trabajé apoyándome en ese corazón, me fui a EE.UU. tirando de ese corazón, y en enero ese corazón me dijo hasta aquí hemos llegado y me dio un infarto”, declaró Banderas, que desveló que había sufrido un ataque al corazón, sorprendiendo a todo el mundo.

Antonio Banderas, ha señalado, por otra parte, en su discurso de recogida del premio , acerca de su ciudad natal, Málaga, “que empieza a dejar de oler a aftersun y empieza a oler a cultura”, porque está “al principio del camino para ser una ciudad muy importante en todo el mundo a nivel cultural”.