logo twÁlex Martín

El Gran Premio de Francia, en el circuito de Le Mans, ha tenido un claro acento español. Maverick Viñales, del Movistar Yamaha, se ha impuesto por delante de Zarco, del equipo satélite de la marca japonesa, y de Dani Pedrosa, que se ha visto perjudicado por la caída de su compañero de equipo en el Repsol Honda, el vigente campeón del mundo, Marc Márquez.

El piloto de Roses supo esperar la oportunidad. Tras la salida, en la que pilotos como Pedrosa hicieron una gran remontada, Viñales se colocó tercero tras los líderes, y empezó a gestionar sus neumáticos para la parte final de la carrera, en la que aprovechó las caídas, tanto de Márquez, una de sus principales amenazas , y de Valentino Rossi, que abandonó en la última vuelta de la carrera.

Zarco, a pesar de la victoria de Maverick Viñales, fue uno de los grandes protagonistas de la carrera. Delante de su afición, el dos veces campeón del mundo de Moto2, y la gran revelación de la categoría reina del motociclismo, quedó en segunda posición, tras calmar sus nervios y mantenerse a salvo tras las caídas de sus rivales para llegar en segunda posición y ser el mejor rookie de MotoGP.