logo tw Álvaro Moreno

  • Erdogan, ha criticado duramente la decisión de congelar su proceso de anexión al club de los 27 y ha amenazado por ello a las instituciones continentales
  • Los inmigrantes sirios podrían cruzar libremente la frontera ante la ruptura del acuerdo entre ambas partes

La adhesión de Turquía a la Unión Europea es un asunto lleno de controversia que lleva 53 años siendo parte de la agenda política de ambas facciones. El drama de los refugiados siendo el país otomano el principal muro que separa a los inmigrantes de occidente, les ha dado una herramienta de presión muy poderosa y haciéndose gala de esta, el presidente del país ha amenazado a la Unión Europea de permitir el paso a los refugiados.

Concretamente ha dicho eso en un discurso en el que se mostraba su enfado por el hecho de que la Unión Europea ha congelado de forma indefinida el proceso de integración de Turquía a la UE. Esto ha provocado las críticas desde Turquía que tras más de medio siglo intentando formar parte del club de los 27 y que ahora cuando más cerca estaba de que este sueño se convirtiese en una realidad, el diálogo parece haberse roto de forma dramática.

El motivo por el que Turquía estaba más cerca que nunca era el hecho de que el tratado que se ha llevado a cabo entre la UE y ese mismo país por los refugiados, le ha permitido pedir una serie de condiciones. La más importantes era que los turcos podrían viajar de forma libre por el viejo continente, sin visado, a cambio del acuerdo y de que aceptaran 72 condiciones sobretodo sobre políticas anti-terroristas.

Finalmente las medidas autoritarias de Erdogan tras el intento de golpe de estado y el incumplimiento de muchos de los puntos de las 72 condiciones, han hecho que la Unión Europea emitiese un comunicado en el que explicaba que se congelaba el proceso de adhesión. La frase más representativa del texto era que «las políticas autoritarias de Turquía la han alejado del camino europeo».

Por ello el presidente del país islámico ha respondido de forma agresiva y contundente afirmando que “durante 53 años, la UE no nos ha abierto la puerta. ¿Qué ha ocurrido? ¿Nos hemos hundido? Miren a donde hemos llevado a Turquía en 14 años. ¡Es Occidente el que necesita a Turquía y no al revés!”.

Además ha puesto a su país como ejemplo de como tratar el drama de los refugiados frente al «abandono» de estos por parte de Europa explicando que “cuando los niños muertos golpearon las costas mediterráneas ustedes no decidieron cuidarlos. Cuando los barriles bomba llovieron sobre estas personas, nosotros no los abandonamos a su suerte. Los ayudamos sin preguntar si vendría ayuda o no de la UE. Nosotros alimentamos a 3 millones de refugiados en este país y no hemos abierto las puertas esperando que nos llegase apoyo de la UE. Pero ustedes no han cumplido sus promesas”.

Por todo esto, el nuevo cisma entre occidente y Turquía puede haber provocado un nuevo episodio en la crisis de los refugiados, que pronto podrían tener libertad para emigrar a los países del viejo continente.