logo twDiana Fernández

Dicho y hecho. Peña Nieto, presidente de México ya ha anunciado que suspende su reunión con Donald Trump después de que este asegurase que pondría el muro en México y que lo pagaba este último, la Casa Blanca ha apuntado este jueves que la construcción del muro se financiará a través de un impuesto del 20% a las importaciones de México. Esto pone en peligro el Tratado de Libre Comercio, NAFTA, del que Canadá ya se ha retirado. 

El portavoz del equipo de Trump, Sean Spicer, explicó a bordo del Air Force One que “si gravas con un 20% sobre unos 50.000 millones de dólares en importaciones, que por cierto es lo que hacen 160 países, logras 10.000 millones al año y pagas fácilmente el muro con ese mecanismo, eso es lo que va a proveer los fondos de veras”. Esta opción se ha presentado como “una más” entre las posibles.

Aún no ha matizado como se llevaría a cabo pero si explicó que se incluiría en la reforma fiscal de la nueva Administración que tendrá que negociar con las distintas cámaras legislativas. Según Spicer, este gravamen es una forma de “respetar” a los contribuyentes estadounidenses. No obstante se calcula que el precio del muro se estime entre 14.000 y 20.000 millones de dólares. Con esto se cumpliría una de las promesas que Trump ha repetido en campaña por todos los estados de América.

Peña Nieto ya había anunciado la cancelación de su reunión con Trump a través de Twitter: “Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el @POTUS.”, lo que supone una bofetada para el presidente americano que más tarde ha explicado que “el presidente de México y yo acrodamos cancelar el encuentro. Salgo que México trate a Estados Unidos con respeto, este tipo de reunión iba a ser estéril y yo quería ir por una ruta diferente. No tuve otra opción”. 

Esto ha ocurrido después de que Trump firmase la ley para la construcción del muro, que considera que es una importante clave para mejorar las relaciones entre ambos países. En un acto con el Departamento de Seguridad Nacional, apuntó que a partir de ese momento, tendría una “estrecha relación” con el país de Peña Nieto.

Las estrategias de México para hacer frente a las amenazas de Trump existen, aunque son más reducidas. México y China mantienen una buena relación comercial de forma que esto podría ser un punto en contra del gobierno estadounidense ya que si Peña Nieto decide apoyarse aún más en el país asiático, Trump perdería influencia. México es uno de los principales países que coopera con Estados Unidos en materia de Justicia y contra los cárteles de droga. Desde el año 2000, ha extraditado a más de 900 personas. El país de Peña Nieto es el segundo destino de las exportaciones de Estados Unidos.


MÁS INFORMACIÓN

Trump deja a Estados Unidos fuera del tratado comercial con el Pacífico

Peña Nieto cancela su reunión con Trump en medio de la tensión diplomática