logo twMarcos H. De la Morena 

El divorcio entre el presidente americano y los policías federales estadounidenses es total. Este mismo viernes ha acusado a la propia organización de filtraciones hacia la prensa del país, tras publicar la CNN documentos por los cuales la Casa Blanca habría pedido al FBI que desmintiera públicamente contactos entre el Kremlin y el entorno del presidente.

«El FBI es totalmente incapaz de parar a los ‘filtradores’ de la Seguridad Nacional que han permeado nuestro gobierno durante mucho tiempo. Ni siquiera pueden…», comentó ayer en su cuenta oficial de Twitter (@POTUS). “La prioridad es encontrar a los filtradores de la propia FBI. Están entregando información clasificada que podría tener un efecto devastador en Estados Unidos. ENCUÉNTRENLOS AHORA», finalizaba en un tweet posterior, haciendo visible su ira hacia los federales.

Según la información de la CNN, tras haber consultado a una fuente judicial y otra interna de la Casa Blanca, el jefe de gabinete del presidente americano, Reince Priebus habría pedido hace unos días que el FBI desacreditara ante los medios las noticias relacionadas con los contactos con Rusia. Estas noticias, publicadas por la propia CNN y The New York Times tratarían de los contactos entre el equipo electoral de Trump durante las elecciones y el entorno de Putin. Tras no conseguir su objetivo, el presidente habría tomado la decisión de romper definitivamente con la organización gubernamental.

Estas acciones no serían nada nuevo, después de que la semana pasada Trump se revolviera contra las filtraciones en los servicios de inteligencia, tras una cascada de informaciones sobre vínculos con Moscú que se llevaron por delante a su consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn. En estos momentos, el ‘hombre más poderoso del mundo’ estaría preparando una operación de limpieza en sus servicios de Inteligencia, a los que ve “politizados y enfrentados a su Gobierno”.


MÁS INFORMACIÓN

Trump ‘renovará’ los servicios de inteligencia por desconfianza hacia ellos