logo twDiana Fernández

Donald Trump sigue avanzando con sus planes para conseguir cumplir todo su programa prometido en campaña. Hoy ha ordenado a la Seguridad Nacional que inicien un proceso de persecución a la gran mayoria de los inmigrantes de Estados Unidos. Hoy ha dado vía libre a que se contraten a 15.000 agentes para iniciar un proceso de persecución, captura y deportación.

La politica migratoria de Trump echará del país a 11 millones inmigrantes irregulares siendo la mitad de ellos mexicanos. La órden recoge que “el auge de la inmigración ilegal en la frontera sur ha sobrepasado a las agencias y los recursos federales y ha creado una significativa vulnerabilidad en la seguridad nacional de EEUU” por ello, “todos aquellos que violen las leyes de inmigración pueden ser sujetos de los nuevos procedimientos, incluyendo la expulsión de Estados Unidos”.

Trump no quiere extranjeros en su país y ahora millones de personas estarán en el punto de mira para ser deportados cuanto antes a su país de origen. Hasta ahora se han subrayado tres excepciones: que sean menores de edad, que se le haya aceptado la petición de asilo y aquellos que tengan los papeles en regla.

A pesar de que han establecido prioridades de cara a las detenciones, dando prioridad a aquellos que sean considerados “un delito para la sociedad” el secretario de Seguridad Nacional, el ex general de marines, John F. Kelly, ha dado a los agentes “autoridad completa para arrestar al extranjero de quien se considere probable que haya violado las normas de inmigración”. 

El principal afectado es México que además Trump ya ha dado la orden de “identificar y cuantificar todas las fuentes directas o indirectas de ayudas federales y de asistencia al Gobierno mexicano” para utilizarlo como elemento de presión a la hora de construir el muro.


MÁS INFORMACIÓN

97 compañías de Silicon Valley presentan acciones legales contra el veto migratorio de Trump