logo tw Álvaro Moreno

  • Tras el abandono de la campaña del empresario por parte de Paul Ryan, líder de la cámara han comenzado los ataques del candidato a los que se han alejado de su lado
  • El magnate afirma que este conflicto es una “liberación” para él y que ahora podría luchar por EEUU a su modo

El Partido Republicano vive a día de hoy una de sus mayores crisis. Su candidato a presidente un mes antes de los comicios está ahora mismo, cargando de forma directa y pública contra el tercer hombre a día de hoy más poderoso dentro de su propio partido.

Tras la difusión del video de Donald Trump mostrando una actitud machista, muchos republicanos se alejaron de su lado y en última instancia y dos horas más tarde del segundo debate presidencial, Paul Ryan, líder de la cámara norteamericana, ha anunciado su decisión de no hacer más campaña por el candidato de su partido y desvincularse así del mismo para luchar por la mayoría en congreso y senado.

Esto parecía un ejemplo perfecto del absoluto cisma que vive hoy el partido republicano y que ha dejado en soledad a un candidato que según todas las encuestas está por debajo a una distancia ligeramente amplia. Sin embargo Trump quiso mostrar un ejemplo mejor de esa guerra interna y por ello hemos visto en su Twitter multitud de ataques directos y dirigidos contra Paul Ryan y contra su partido.

Podemos apreciar que su discurso más suave que fue tras conocerse el anuncio de que su compañero no le apoyaría: “Paul Ryan debería pasar más tiempo haciendo equilibrando el presupuesto y luchando contra el paro y la inmigración ilegal en vez de gastarlo en luchar contra el candidato republicano”

Hacía este mismo sin embargo podemos ver ataques mucho más personales y feroces: “Nuestro muy débil e ineficaz líder, Paul Ryan, ha tenido una conferencia telefónica donde sus miembros se volvieron locos por su deslealtad.”

Por otra parte el candidato ha incidido en la dificultad de llegar a la Casa Blanca solo: “A pesar de ganar por goleada el segundo debate, es complicado hacerlo bien cuando Paul Ryan y otros te dan cero apoyo”

A partir de entonces Trump cargó directamente contra la situación del partido republicano y la deslealtad de los mismos de forma general, el Tweet más directo y agresivo fue este: “Los republicanos desleales son más difíciles que la “torcida” Hillary. Vienen por todos lados. No saben como ganar, yo les voy a enseñar.”

El líder republicano pese a toda la ofensiva lanzada en Twitter contra Ryan y sus compañeros, ha dicho que ahora que se ha librado de los republicanos que le han abandonado, podrá  ser libre y lograr los objetivos a su manera.

Este duro enfrentamiento aleja a Donald Trump de la presidencia que ahora se encuentra a 11 puntos de distancia para poder alcanzar a Hilary Clinton en menos de un mes. Se antoja una labor casi imposible.