El Tribunal Constitucional ha suspendido de forma temporal la Ley del Referéndum y los decretos firmados para permitir el referéndum.

Esta tarde se ha reunido de urgencia el órgano tras recibir cuatro impugnaciones presentadas por el Gobierno central en contra de la Ley del Referéndum, el decreto de convocatoria, y las normas complementarias para su realización, así como la resolución del Parlament por la que se designa a cinco miembros de la Sindicatura Electoral. El Tribunal se ha comprometido a hacer llegar personalmente a los alcaldes catalanes el aviso de no participar en la organización de referéndum convocado el 1 de octubre “con carácter preferente y urgente”.

Los Servicios Jurídicos del Estado han señalado que la convocatoria de referéndum “comporta por sí misma una vulneración constitucional de tal magnitud que engloba y absorbe en sí misma cualquier otra vulneración de orden competencial que, de suyo, una convocatoria previa a la secesión territorial lleva aparejada”. En lo referido a la pregunta que se hará a los ciudadanos sobre si desean que Cataluña sea una república, consideran que es “de indudable trascendencia constitucional que queda fuera completamente del ámbito competencial del legislador autonómico”.

El tribunal ha informado de su decisión tanto a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell y a la Fiscalía.