logo twMarcos H. De la Morena 

“Rebelaos contra el Brexit”. Esta es la petición que el ex primer ministro británico Tony Blair ha hecho pública esta misma mañana hacia los ciudadanos ingleses. En el que constituye su primer gran discurso después de que el Reino Unido decidiera salir de la UE, Blair aseguró que los británicos “votaron sin saber las condiciones del Brexit”. Además, ha añadido que “ahora que los términos del divorcio se han aclarado, los ciudadanos tienen el derecho de cambiar de opinión”.

Blair, partidario de la UE desde los primeros momentos de su mandato, ha querido hacer de ‘punta de lanza’ políticamente hablando, para que los ingleses que se oponen a la ruptura se sientan identificados. Ha pronunciado su discurso en Londres en la organización Open Britain, que hace campaña en contra de la salida de la UE sin acceso al mercado único europeo.

“Nuestra misión es convencerles”, ha asegurado, haciendo con esto un llamamiento a todos los políticos proeuropeistas, y también ha aprovechado para acusar al gobierno de Theresa May de “querer un Brexit a cualquier precio” y de llevar los ciudadanos “al borde del precipicio”. El ex mandatario ingles ha alertado además de la escalada independentista en Escocia a raíz de esta situación, y ha destacado que existe un gran riesgo de ruptura en el Reino Unido. Blair quiere que los ciudadanos que están en contra del Brexit ayuden a cambiar la opinión de los que votaron a favor de la salida del Reino Unido de la UE.

Blair argumentó que dejar ‘el bloque de los 28’ no es inevitable y que las personas que apoyaban el Brexit se aprovecharon de los ciudadanos, que según su parecer se encontraban en ‘horas bajas’, provocadas en parte de los cambios en la economía global. “Los del Brexit fueron beneficiarios de esta ola, ahora quieren congelar un día en junio de 2016. No sé si tendremos éxito. Pero sí sé que sufriremos un veredicto rencoroso de las futuras generaciones si no lo intentamos”, ha afirmado.


MÁS INFORMACIÓN

El parlamento británico acepta la ruptura y da vía libre al Brexit en primera vuelta