logo twDiana Fernández

A diez días de empezar las negociaciones del Brexit, Theresa May ha caído en las urnas. La premier se ha quedado sin la mayoría absoluta que le dejó Cameron en las elecciones de 2015 lo que deja en evidencia la inestabilidad del gobierno de May y perjudica en las negociaciones sobre el Brexit en las que la primera ministra quería hacer una exhibición de fuerza. May apostó todo convocando elecciones anticipadas y se ha estrellado en su propio órdago.

Corbyn pide la dimisión de Theresa May

Apenas dos puntos separan a los laboristas de Theresa May que ha conseguido el 42,4% de los votos mientras que los laboristas han crecido hasta alcanzar el 39,9% de los votos. Los laboristas han conseguido su mejor  resultado en años y el dirigente Jeremy Corbyn ha pedido la dimisión de May ya que esta ha perdido escaños y arropo parlamentario. Además se ha autoproclamado «vencedor» y ha reclamado su derecho a formar gobierno (en minoría) ante la debilidad parlamentaria de la premier. «Theresa May conovocó estas elecciones por decisión propia y dijo que lo había hecho para garantizar un Gobierno fuerte y estable. Lo que vemos esta mañana no se parece en nada a es. No parece ni siquiera que este Gobierno tenga programa» ha asegurado un Corbyn entusiasmado por su ‘victoria’.

Corbyn dispuesto a formar un gobierno en minoría arremetió contra la primera ministra y aseguró que «perdió escaños conservadores, perdió votos, perdió respaldo y perdió confianza. Yo diría que es suficiente para marcharse».

May intentará formar gobierno

A pesar de las críticas recibidas y del duro golpe que esto supone para el gobierno de May, se reunirá con la reina Isabel II para comunicarle su intención de formar un gobierno de coalición. Esto dificulta las negociaciones para el divorcio con la Unión Europea. Medios británicos aseguran que la carrera de May como primera ministra será de las más cortas de la historia de Reino Unido.

Theresa May ha pedido estabilidad ante la nueva situación. Ha asegurado que «el país necesita un período de estabilidad y cualquiera que sean los resultados, el Partido Conservador garantizará que podamos cumplir esa tarea de asegurar la estabilidad». Esta tarea se augura ardua dados los resultados. Desde la dimisión de Cameron, el Partido Conservador está sufriendo un retroceso mientras que Corbyn con los laboristas va ganando espacio a pesar de las políticas de austeridad que recoge su programa. El nacionalismo escocés de la formación SNP de Nicola Sturgeon se mantiene como tercera fuerza política del país pero con menos parlamentarios.