El Tribunal Supremo frena su propia propuesta. La decisión que establecía que el banco ser haría cargo del impuesto de las firmas de las hipotecas. El presidente de la Sala de lo Contencioso Administrativo, Luis María Díez-Picazo, ha decidido este viernes que el Pleno de la Sala ha paralizado la orden que ha provocado la caída de los bancos en los mercados. 

La intervención del Pleno puede hacer que quien  supone abrir la puerta a que el Supremo regrese a la tesis anterior de que quien paga es el cliente. Han considerado que la decisión puede tener una “repercusión económica y social”. 

El problema tras la decisión radicaba en el coste millonario que tendría para las entidades bancarias si tuviese efecto retroactivo. Es decir si afectaba a las decisiones anteriores o solo a las nuevas. Pero hoy todo ha quedado otra vez sin resolver ¿Qué tienen que hacer ahora los notarios en la firma de una hipoteca?¿Qué criterio deben aplicar?. Los notarios se acogerán al último escrito. Es decir, tendrán que pagar los bancos el impuesto de adquisición.

Cual fue la decisión del Supremo

El Supremo da un paso atrás. El alto tribunal ha establecido que el impuesto de Actos Jurídicos Documentados de las hipotecas debe pagarlo el banco y no el cliente. Este impuesto supone entre el 0,5 % y el 1,5 % de la responsabilidad hipotecaria. Este nuevo rumbo que ha tomado el Supremo deja abierta la puerta para quienes en su día pagaron ese impuesto puedan reclamar a las entidades financieras la devolución lo que tendría un coste millonario para los bancos.

Esto ya ha tenido las primeras reacciones en los mercados y los bancos españoles han empezado a caer en Bolsa. Bankia, Sabadell, BBVA, Bankinter , Caixabank. “El sujeto pasivo en el impuesto sobre Actos Jurídicos Documentos cuando el documento sujeto es una escritura pública de préstamo con garantía hipotecaria es el acreedor hipotecario, no el prestatario”, así reza el escrito de la Sala de lo Contencioso-Administrativo.

Hay que tener cuenta que este impuesto es el que más encarece la constitución de una hipoteca. El motivo por el que se ha tomado esta decisión es que el mayor interesado en que salga adelante la escritura es el banco porque solo con esa inscripción podrá después ejecutar la hipoteca en caso de que haya impagos, “el artículo 68.2 del reglamento, por tanto, no tiene el carácter interpretativo o aclaratorio que le otorga la jurisprudencia que ahora modificamos, sino que constituye un evidente exceso reglamentario que hace ilegal la previsión contenida en el mismo, ilegalidad que debemos declarar en la presente sentencia”, afirma la Sala.