logo twMarcos H. De la Morena 

Robert Harward, vicealmirante de la marina americana retirado, ha rechazado esta mañana ser el nuevo consejero de seguridad de Donald Trump. El mismo presidente le habría hecho llegar la oferta, como muestra de confianza en él. La decisión de Harward supone un nuevo revés para la administración Trump, que cada vez encuentra menos apoyos en los entornos de las clases altas americanas. Además, acentúa la convulsión que vive la Casa Blanca en las tres primeras semanas del republicano en el poder. El anterior consejero de seguridad, Michael Flynn dimitió el lunes pasado, tras revelarse que mintió al vicepresidente Mike Pence sobre sus conversaciones con el embajador ruso en Washington. La estrategia de Trump consistía en anunciar rápido un nuevo consejero, para apaciguar la crisis y no denotar ruptura interna, algo que, como se puede apreciar, no ha conseguido.

Harward ha reconocido a los medios americanos que su negativa responde simplemente a un asunto personal. «Tras 40 años en el Ejército, estoy en una posición única finalmente para disfrutar de algo de tiempo personal«, ha comentado. Jubilado en 2013, aseguró que el Gobierno se mostró receptivo a sus necesidades personales y profesionales. Sin embargo, diversos medios estadounidenses han hecho público que el militar habría pedido como ‘condición indispensable’ rodearse de su propio equipo, algo que la Casa Blanca habría rechazado.

En una rueda de prensa al mediodía (anterior al rechazo), Trump aseguró que ya había tomado una decisión sobre el sustituto de Flynn, y que se trataba de un candidato “extraordinario”. El republicano recalcó que la seguridad nacional es uno de los pilares de su gobierno, y que como tal debe funcionar como “una maquina bien engrasada”. Contrasta que el presidente tomara la decisión de decantarse por Haward, ya que tiene un bajo perfil público y es respetado por la cúpula militar, en contraposición a Flynn, quien destacaba por ser más temperamental e ideológico.


MÁS INFORMACIÓN

Trump ‘renovará’ los servicios de inteligencia por desconfianza hacia ellos