logo twDiana Fernández

Tras la renuncia de  Sigmar Gabriel, líder socialdemócrata y durante los últimos cuatro años vicecanciller y ministro de Economía, Martin Schulz, ha dado un paso al frente para presentarse a dirigir Alemania con el Partido Socialdemócrata. El expresidente de la Eurocámara se medirá con Angela Merkel en las elecciones el próximo 24 de septiembre.

Sigmar Gabriel se ha retirado de la candidatura dado el escaso apoyo que estaba recibiendo. En una entrevista en el semanario Stern, aseguró que para que una campaña triunfe han de llevarse a cabo dos puntos esenciales: «El partido tiene que creer en su candidato y darle todo el apoyo, y el candidato tiene que querer serlo con cada filamento de su corazón. Ninguna de las dos se dan en mí en la medida necesaria. Si continúo voy a fallar y fallará también todo el SPD».

Gabriel va a retirarse también de líder del partido después de siete años al frente y esto se hará oficial previsiblemente en el congreso de mayo y será Schulz quien asuma el cargo, ex presidente del Parlamento Europeo. De esta forma el partido intenta repetir la misma fórmula de separar el liderazgo de la Cancilleria como ocurrió con Gerhard Schröder y Peer Steinbruck.

El que fuera presidente de la Eurocámara ha asegurado en un comunicado que “las políticas de Angela Merkel y Wolfgang Schäuble han contribuido sin duda a la profunda crisis de la UE desde 2008, a la solead de un Gobierno alemán dominante y, a través de una insistencia en la austeridad, a elevadas tasas de desempleo fuera de Alemania.»

Aunque Schulz cuente con mejor valoración en las encuestas la caída de la socialdemocracia en Europa y el auge de la extrema derecha, complica el ascenso de este a la cancilleria alemana. A pesar de que promueve un discurso europeista, el líder del partido de derechas, Alternativa para Alemania, Frauke Petry ha criticado de inmediato la candidatura apostillando que Schulz es «un simbolo de la democracia de la UE y de una Europa profundamente dividida».