Pedro Sánchez ha salido más reforzado que nunca del congreso del PSOE. Su principal obetivo será destronar al Partido Popular y para ello ha hecho un llamamiento a las formaciones de Albert Rivera y Pablo Iglesias para conseguir una«mayoría parlamentaria alternativa que acabe con esta época negra del gobierno de la derecha». Ya anunció que iba a gestionar un «órgano de coordinación» para «desmantelar las políticas del PP». Sánchez ha asegurado que «España no es inmovilista y el Gobierno de Rajoy tampoco».

El secretario general ha advertido que «si persisten los vetos, en las próximas elecciones pediremos que, si siguen así, apoyen al único partido que puede garantizar el cambio». Para no llegar hasta el extremo ha animado a los partidos a «entenderse semanalmente» para tumbar «buena parte» de las políticas de Mariano Rajoy estando «frente a este Gobierno que corrompe todo lo que toca empezando por la Constitución».

En su discurso de clausura ha pedido que se reconozca a España como una «nación de naciones» y su carácter plurinacional con una reforma federal de la Constitución. «Defendemos que España es una nación de naciones con una única soberanía, la del conjunto del pueblo español», ha asegurado Pedro Sánchez. Ha matizado que el PSOE «nunca estará al lado del independentismo, ni apoyará el referéndum».
 
El de nuevo elegido secretario general ha defendido que «la socialdemocracia regrese a La Moncloa». «Somos la izquierda que gobierna. Ahora que se dice que somos el nuevo PSOE, sí, el nuevo PSOE, pero también el de siempre. El PSOE que gobierna, que no tiene miedo al cambio y que va a ganar las próximas elecciones», ha asegurado haciendo referencia a los gobiernos autonómicos.

Sánchez ha asegurado que encontrará solución para las demandas de aquellos que el 15-M consideraron una solución votar a Podemos. «Esa demanda de regeneración aún insatisfecha pronto va a llegar». «Somos la izquierda de gobierno, que tiene que hacer las cosas de forma serena. Estamos aquí para representar a quienes hace seis años decían que nadie les representaba», ha apuntado.

Susana Díaz no ha acudido al acto de clausura. Tampoco lo han hecho los ex presidentes del Gobierno, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero al igual que el que fuera secretario general Felipe González.