La grada de animación del Athletic Club de Bilbao hoy no ha animado a su equipo en el partido que disputaban frente al Girona en San Mamés. Su indignación ha estallado cuando se les ha retirado una pancarta con el rostro de Íñigo Cabacas, aficionado del equipo vasco asesinado en los disturbios tras un encuentro en 2012.

La decisión de retirar la pancarta, tomada desde la directiva encabezada por Urrutia, ha elevado la tensión hasta el punto de que la ICHH, el grupo de animación del Athletic, se ha retirado en el minuto 20 del partido, correspondiente a la tercera jornada de la Liga Santander. Además, se han marchado con gritos de protesta contra el presidente rojiblanco, y con gritos de “Urrutia kanpora” (Urrutia fuera) para no volver, dejando una de las principales gradas de La Catedral vacía.

Íñigo Cabacas era un joven aficionado del Athletic Club de Bilbao que falleció en el año 2012 a causa de un pelotazo de goma por parte de la Ertzaintza después de un partido contra el Schalke 04. De 28 años, su muerte fue un punto de inflexión entre el Athletic, la policía y los aficionados, que no han olvidado al joven desde entonces.

La pancarta en recuerdo a Íñigo Cabacas, retirada y culmen de la polémica

La pancarta en recuerdo a Íñigo Cabacas, retirada y culmen de la polémica