logo twÁlex Martín

Un año más, el Festival de Eurovisión se ha visto envuelto en la polémica, incluso antes de que se produzca la celebración de la fiesta de la música europea. Y como no, por motivos políticos, ya que el conflicto entre Rusia y Ucrania ha afectado a la cantante que iba a representar al primer país no podrá hacerlo debido al veto que ha llevado a cabo su país vecino.

«La retransmisión de la actuación de Samóylova por los canales ucranianos viola las leyes ucranianas en la misma medida que su entrada en el país», ha sido uno de los motivos que esgrime Ucrania, representada por su vicerprimer ministro, Viacheslav Kirilenko, que no ha cejado en su empeño de no dejar participar en Eurovisión de la cantante. Hay que tener en cuenta que la actual edición del Festival de Eurovisión se celebrará en la capital de Ucrania, Kiev.

Sin embargo, Channel One, cadena pública rusa, no tenía ninguna intención de retirar de la competición la candidatura de Samoylova, que iba a participar en la segunda semifinal del concurso de canciones, que se celebrará el próximo 11 de mayo. A pesar del veto, la UER, la organizadora de Eurovisión, ofreció a la cantante otras opciones como cantar vía satélite o incluso cambiar de cantante. Sin embargo, estas opciones fueron rechazadas.

«Una actuación a distancia es una discriminación contra la representante rusa y contraria a las normas y principios del concurso. La sustitución de Yulia Samoylova por otro artista, en nuestra opinión, ni siquiera puede ser considerada. Ante esta situación, Channel One considera que no es posible emitir el Festival de Eurovisión 2017″, ha comunicado Channel One para rechazar el ofrecimiento de la UER para poder cantar en Eurovisión, cuya final será el 13 de mayo en Kiev, la capital de Ucrania.