logo twDiana Fernández

Bachar el Asad ha avisado a Donald Trump. Después de que el presidente de Estados Unidos bombardease la base aérea de Shayrat, Rusia, Irán, Al Asad y Hezbolá han mandado un mensaje al Pentagono. Si vuelven a atacar, responderán militarmente.

El conglomerado formado por las tropas aliadas del presidente sirio han difundido un comunicado en el que apuntan que la existencia de fuerzas militares de Estados Unidos al norte del país son ilegales por lo que automáticamente se convierten en «fuerzas de ocupación». La nota explica que «lo que Estados Unidos ha perpetrado es una agresión contra Siria que cruza las líneas rojas. A partir de ahora responderemos con fuerza a cualquier agresor o cualquier violación de las líneas rojas de quien quiera que sea, y América conoce nuestra capacidad de responder bien».

El presidente ruso, Vladimir Putin ha calificado de «inadmisible» el ataque perpetrado por Trump en el que disparó 59 misiles. Irán y Rusia han decidido frente a esto fortalecer la relaciones diplomáticas para conseguir la paz en Siria, teniendo en cuenta que es Putin quien financia las tropas de Bachar al Asad. A pesar del ataque, el Kremlin defendió a Trump asegurando que el ataque de Estados Unidos «no tiene nada que ver con la política de Wahington en Oriente Próximo, no es parte de una estrategia ni de un plan sino de imponerse en una situación de una descarnada lucha política interna en Estados Unidos», tal y como explicó la portavoz del gobierno ruso, Maria Zarajova.

El Ministerio de Exteriores ruso explicó en una nota que «los líderes intercambiaron opiniones sobre la situación en Siria, ambos destacaron que son inadmisibles las acciones agresivas de EE UU contra un Estado soberano en violación de las normas del derecho internacional»

Rusia ha organizado una reunión diplomática en la que acudirán, el ministo de exteriores Sergeui Lavrov con su homológo estadounidense Rex Tillerson. Esta, que tendrá lugar en Moscú los próximos días 11 y 12 de abril, tendrá como fin aclarar las posibles consecuencias de un nuevo ataque por parte de Trump.