El nuevo fenómeno televisivo, Gym Tony, ha incorporado a su elenco al actorRodrigo Poison. Con un extenso recorrido, el actor habla en una entrevista concedida a cuv3 de su trayectoria, de su nuevo personaje y del cine español, afirmando que “se están haciendo películas de calidad y estamos consiguiendo que el cine español interese al público”. Además, y refiriéndose a su nuevo personaje, añade que  “la comedia es una manera de poner enfrente de nosotros lo que está pasando”.

P: ¿Cómo fueron sus inicios en la interpretación?

R: Fue casual. Empecé a hacer teatro en el instituto. Le pese a quien le pese de nuestros gobernantes actuales antes se hacía teatro en los institutos. Realmente lo hice por librarme de la clase de griego pero con los años sin yo saber me fui encaminando hacia la interpretación. Con los años me he ido encontrando con compañeros del colegio que me decían “yo soy abogado”, “yo soy ingeniero” y yo les digo: “yo soy actor” y todos me dicen: “lo sabía”. Siempre estaba inventando cosas en clase, hacía personajes sin ser consciente.

“Antes había una idea de monotemática, ahora se hacen películas que atrapan al público joven”

P: ¿Qué tiene el teatro que no tiene la televisión?

R: Yo creo que  son oficios distintos dentro de la misma profesión. Tiene algo maravilloso que es el aquí y el ahora, eso es algo que los actores perseguimos y conseguir que cada momento sea único, que haya verdad es el objetivo. Es paradójico porque estás viendo una función, unos personajes pero a la vez es todo verdad, y aunque haya más funciones y sean los mismos personajes, son momentos que nunca se repetirán.  La sensación es brutal y la conexión con el público, esa energía que te envuelve y que persigues, es muy potente.

P: ¿Cómo fue interpretar el personaje de Pancho Caval?

R: Todavía me alucina que la gente se acuerde. Sin tetas no hay paraíso fue todo un fenómeno en televisión y tenía una gran audiencia. Yo creo que captaba un arco de público muy amplio, había gente muy joven que se identificaba con las chicas o se enamoraban de El duque y gente de otras edades que le gustaba el thriller, las historias. Había personas que me decían: “Menos mal que ya hay una serie que refleja la realidad” y yo pensaba; vamos a ver, a ti ¿cuándo te han secuestrado o te has movido en el mundo de la droga y de la prostitución?  La serie en sí tuvo una buena conexión y formar parte de eso fue estupendo.

“La única manera de que no te encasillen es mostrando al público otro tipo de facetas”

P: ¿Cómo está siendo el rodaje de Gym Tony?

R: Gym Tony es otra experiencia. Tengo la gran suerte de dedicarme a lo que me apasiona, partiendo de esa base yo voy a trabajar y me enfrento a los retos con una energía muy positiva y eso no quiere decir que no haya que esforzarse muchísimo. Llevamos un ritmo vertiginoso, 20 capítulos semanales, capítulos cortos lo cual significa que hay una maquinaria de gente trabajando al 100% para sacar adelante el proyecto. Los compañeros son la caña.  Nos reímos muchísimo trabajando a ese ritmo, empezamos a las siete de la mañana hasta las siete de la tarde.

P: En Gym Tony cada persona “representa” un grupo de nuestra sociedad, ¿cómo definiría su personaje?

R: Es un tío bastante reconocible, hay una especie de cultura por el físico o la imagen bastante notable. Es un tipo narcisista que vive de su propio físico. Una de las funciones de la comedia es poner enfrente de nosotros el reflejo de lo que está pasando. Yo creo que en los gimnasios hay una gran variedad. Está la chica que hace fitness todo el rato, el señor mayor que está todo el día ahí pero siempre está igual y el hombre que se machaca, el narcisista que no pierde oportunidad de mirarse en el espejo que se cree que es la caña y vive de esa imagen y Héctor es eso, ese narcisista conectado consigo mismo. Pero por otro lado es entrañable tan inocente que no la hace con malicia, no odia a los demás pero solo se quiere a sí mismo.

“En el teatro se viven momentos que nunca se repetirán”

P: ¿Cree que el hacer este personaje de comedia le puede encasillar de cara a proyectos futuros?

R: Trabajar es maravilloso, trabajar en una serie de diario a este ritmo es una buenísima experiencia. La única manera de que no te encasillen es mostrando al público otro tipo de facetas, no con lo que has hecho en el pasado, sino que además hay muchos formatos, puedes hacer tele, teatro o cine. Y la labor del actor con su representante es buscar la manera de que no te encasillen. Imagínate que me encasillan a mí en cachitas locos (risas). Depende un poco de la industria, muchas veces los productores tienen la necesidad de saber que no trabajan con personajes sino con actores. Hay actores como Fernando Tejero que han hecho drama también y han tenido personajes muy potentes en comedia y podría haberse quedado en ella. Somos actores que hacemos personajes pero es verdad que marca bastante aunque no tengo ningún miedo.

“En Gym Tony llevamos un ritmo vertiginoso de 20 capítulos semanales”

P:¿Qué opina del cine español?

R: Creo que la calidad la tenemos, hay técnicos,  guionistas y directores maravillosos y pienso que se están haciendo muy buenas películas pero con una décima parte del dinero normal de las películas con las que competimos en taquilla. También se desarrolla el ingenio y el dinero se aprovecha más, pero es verdad que estamos un poco abandonados. Creo que estamos consiguiendo que el cine español interese al público y aunque antes hubiera una idea peor, de monotemática, ahora se han hecho películas que han atrapado al público joven y está crisis ha limpiado un poco el panorama de gente que estaba instalada en siempre lo mismo. El crowfounding es una buena alternativa, acaban de estrenar una película que se llama De chica en chica, hecha en 21 días, bastante buena, que compite con películas que tienen 10 veces más de presupuesto tanto para producción como publicidad.