logo twDiana Fernández

  • Marta Rivera, diputada de CS, publicó en su twitter que a la salida del Congreso le llamaron “puta” y ese es el “país que no quiero”
  • Garzón y Monedero estuvieron con los manifestantes

Efectivamente, se rodeó el Congreso. El movimiento reunión según la delegación del gobierno de Interior a más de 6.000 personas. La manifestación contó con la participación de Alberto Garzón, Rafa Mayoral y Juan Carlos Monedero que la apoyaron desde el momento en que esta se anunció. La ruta que empezó en el Paseo del Prado terminó con los manifestantes en la puerta de Cedaceros, una de las entradas del Congreso.

Una vez concluida la investidura en la que Rajoy fue nombrado presidente, los diputados comenzaron a salir por dicha entrada. Alberto Rodríguez, de Podemos, nada más salir se unió a la manifestación al grito de “si se puede”. Ramón Espinar e Iñigo Errejón también se adhirieron para apoyar la lucha. El número dos de Podemos calificó de “fraude” la investidura. 

Al contrario que los políticos de Podemos, los diputados de Ciudadanos fueron recibidos a grito de “Ladrones, hijos de puta” a los que les lanzaron mecheros y otros objetos. Fernando de Páramo publicó en su twitter si esos actos “tampoco iban a ser condenados por Unidos Podemos”. Toni Cantó y Patricia Reyes fueron los más atacados a la salida de Cedaceros. Marta Rivera, ha publicado en su cuenta: “Al Congreso me han llevado 3.500.000 votos de Ciudadanos. Hoy al salir, los fascistas me llamaban puta. Este es el país que no quiero”. 

Multitud de pancartas de “A golpe de mafia democracia” o “No” se atrincheraban en las vallas a la entrada del Congreso que estaba custodiado por un centenar de policías que recibieron todo tipo de insultos. Para la prensa también tenían lemas preparados y corearon a gritos durante varios minutos “Medios de comunicación, manipulación”.