logo twÁlex Martín

El Real Madrid ha tenido que recurrir a un gol en el minuto 90 para poder doblegar al empuje del Sporting de Gijón en el estadio de El Molinón. Sin embargo, esta vez no ha sido el defensa madridista Sergio Ramos, sino el centrocampista malagueño, que ha demostrado sus méritos para entrar en el once titular de Zinedine Zidane con dos goles y un buen partido.

El equipo dirigido por Zinedine Zidane ha tenido que remontar hasta en dos ocasiones al equipo entrenado por Rubi. Los goles de Cop y Vesga no fueron suficientes para tumbar al líder de la Liga Santander, que ha demostrado, en una nueva oportunidad, de lo que es capaz, tanto de lo mejor, como de lo peor, ya que ha sido dominado por el equipo asturiano en muchas fases del partido.

Tras el gol de Cop, apenas tres minutos después, Isco metió su primer gol del partido, en un equipo lleno de rotaciones pensando en el encuentro del próximo martes frente al Bayern de Munich. La primera parte transcurrió con una sucesión de golpes entre los dos equipos, que sin embargo, no dejó un ganador claro que pudiese batir al portero del equipo contrario.

El tanto de Vesga, a los pocos minutos del inicio de la segunda parte, dejó tocado pero no hundido al Real Madrid, que volvió a demostrar, con goles de Álvaro Morata, y el segundo tanto de Isco, en el minuto 90, que puede tocar el cielo si está centrado y tiene un objetivo claro y que puede caer al infierno si se deja llevar, algo que le pasa frecuentemente.