logo twÁlex Martín

El Real Madrid ha vuelto a demostrar por qué es el líder de la Liga Santander. Por muy mal que estén las cosas, el equipo blanco siempre saca a relucir su garra y su espíritu de equipo. En este caso, ha sido en el estadio de San Mamés, frente al Athletic Club de Bilbao.

El equipo local saltó al cesped de ‘La Catedral‘ con ganas de llevarse por delante al equipo entrenado por Zinedine Zidane, que no se dejó apabullar por el arranque de sus rivales. Poco a poco, el conjunto de la capital de España fue creciendo y tomó el control de la situación.

En el minuto 24, uno de los jugadores más criticados del Real Madrid durante las últimas semanas, el delantero francés, Karim Benzema, se adelantó a toda la defensa del Athletic para batir a Kepa y poner el 0-1 en el electrónico de San Mamés, que se quedó helado ante el gol del conjunto merengue.

El Real Madrid, con la consecución del primer gol, recibió la energía necesaria para seguir controlando el partido y dominar al Athletic, que se estaba dejando el alma en el terreno de juego para evitar que el líder de Primera División se fuera a Madrid con los tres puntos.

A la vuelta del descanso, el Athletic Club de Bilbao no bajó los brazos. A los pocos minutos de que arrancara la segunda parte, el jugador estrella del equipo rojiblanco, el delantero Aritz Aduriz, batía a Keylor Navas para poner el empate y dar alas a su equipo, que estaba contra las cuerdas.

Sin embargo, el Real Madrid no iba a permitir ni por un segundo que el partido, y los tres puntos, por tanto, se le escapasen. A la mitad del segundo tiempo, Casemiro, uno de los salvavidas del equipo blanco, ponía el segundo gol de su equipo y enterraba las opciones del Athletic para luchar por los puestos europeos de momento.