logo twÁlex Martín

El Real Madrid ha dado un paso muy importante para conquistar la Liga Santander al vencer en Vigo al Celta por un gol a cuatro. Dos goles de Cristiano Ronaldo, otro de Benzema y un tanto de Kroos han sido suficientes para detener a un Celta, que lo ha intentado, pero el gol de Guidetti, con ayuda de la defensa madridista, no ha sido capaz de poder conseguir algo positivo para un conjunto que se encuentra en caída libre.

El comienzo del partido vio que el Celta salía a por el partido, ya que necesitaba una victoria de forma urgente. El equipo entrenado por Zinedine Zidane fue más efectivo. En el minuto 10, un latigazo imparable de Cristiano Ronaldo hacía imposible cualquier esfuerzo del portero del Celta, poniendo el 0-1 en el electrónico de Balaidos, helado ante el primer gol de su rival.

Tuvo que esperar el Real Madrid a que llegara el gol que pusiese tierra de por medio con el Celta. En el minuto 4 de la segunda parte, de nuevo Cristiano Ronaldo, tras un pase de Isco, batía al guardameta del equipo vigués, que reclamaba fuera de juego en el segundo tanto del jugador portugués, que ya hizo otros dos tantos en la anterior jornada frente al Sevilla en el Santiago Bernabéu.

La afición del Celta se encendió aún más con la expulsión de uno de sus jugadores franquicia. Tras una disputa con Sergio Ramos dentro del área del Real Madrid, Iago Aspas vio su segunda tarjeta del día y se marchaba camino de los vestuarios ante la indignación de sus compañeros y de la afición celeste, que no daba crédito ante lo que estaba viendo sobre el césped de Balaidos.

Después de esto, el Celta fue con más ahínco hacia el área del Real Madrid. Unos minutos después, el delantero Guidetti, con cierta ayuda involuntaria de la zaga madridista, acercó a su equipo en el marcador, poniendo el 1-2 y dando un toque de atención a su rival, que en vez de hundirse y amarrar por el partido, no perdió la cara en ningún momento y fue hacia delante.

Pasado el ecuador de la segunda parte, una acción iniciada por Sergio Ramos, tuvo de protagonista a Karim Benzema. El delantero francés, que llevaba sin marcar desde el 2 de abril, llevó la batuta de la jugada en el área del Celta y marcó el tercer gol del Real Madrid, que era casi definitivo en el partido. El otro tanto del conjunto blanco fue obra de Toni Kroos, que dejó el partido visto para sentencia y la Liga muy bien posicionada para el Real Madrid.