logo twDiana Fernández

El Congreso aprobó ayer el primer paso para comenzar la reforma de la ley mordaza. Las proposiciones de ley presentadas por PSOE y PNV han sido el impulso para que la cámara inicie un proceso parlamentario para modificar la ley de seguridad ciudadana. El PP ha sido el único grupo que ha mostrado su negativa ante tal iniciativa pero se verá obligado a dialogar dada la amplia mayoría que pide la reforma.

Los aspectos más polémicos de esta ley están recurridos ante el Tribunal Constitucional. El PNV propone una reforma de 44 artículos y el PSOE pide la derogación completa. Albert Rivera se ha mostrado siempre partidario de reformar «artículos institucionales». Cabe recordar que en 2016 el PSOE logó que se aprobase una moción para iniciar el proceso de derogación de la ley, pero esto fue plenamente simbólico.

José Alberto Martín-Toledano , diputado del PP defendió que el debate sobre la ley mordaza «es manipulado y recurrente porque no solo ataca a los derechos fundamentales, sino que los protege. El PP está más cerca de esta propuesta, pero no compartimos la totalidad ni los cambios que propone». El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido ya apuntó que estaría dispuesto a hacer un grupo de considerase determinados cambios pero en ningún momento se contempla la reforma total de la ley.

El diputado popular reprochó al PSOE que presenta «propuestas antagónicas» y apuntó que «tiene un afán derogador que busca más titulares que protección efectiva de libertades”.

El portavoz de PNV aseguró que “la actual ley se basa en el derecho penal de la desconfianza” ya que incluye un “reequilibrio entre seguridad y libertad y da tres meses para hacer una normativa de rechazo en frontera según acuerdos internacionales” y gradúa las multas según la “capacidad económica del infractor”.