En el mismo día en que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conocía que tendrá que comparecer ante el Congreso para explicar la financiación ilegal de su partido, el reelegido Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, ha mantenido con él una conversación telefónica para tratar de abordar el tema del referéndum catalán.

El motivo principal de esta teleconferencia (además de la petición expresa de Sánchez) ha sido la presentación por parte de los grupos independentistas del Parlament de Catalunya, Junts pel Sí y la CUP de su proyecto de ‘Ley de Transitoriedad’, gracias a la cual sientan las bases de una futura republica catalana tras el 1 de octubre.

Al parecer, Rajoy habría ofrecido a Sánchez la formación de un “frente común” ante el secesionismo entre el partido del Gobierno y el principal partido en la oposición. Sobre la mesa, la posibilidad de iniciar este pacto impugnando la ley transitoria de Puigdemont ante el Tribunal Constitucional. Sin embargo, y aunque esta opción ya ha sido planteada, la querella no será efectiva por el momento, previsiblemente hasta que el texto presentado por los catalanes no comience su tramitación de forma oficial.

No está muy claro por el momento si en la constitución de este frente anti soberanista entra Ciudadanos, ya que a pesar de la cordial relación que mantienen su líder, Albert Rivera, y el presidente del Gobierno, este último aún no se habría puesto en contacto con el presidente de la formación naranja.

Ni habrá referéndum el 1 de octubre, ni habrá república catalana el día 2”. Así de tajante se ha mostrado Oscar Puente, portavoz de la Ejecutiva socialista, al comparecer ante los medios para resumir las posiciones mantenidas por Rajoy y Sánchez durante su llamada. Además, ha informado que desde hoy se abrirá una “línea directa” entre ambos para mantener una comunicación fluida que ayude a acercar posiciones respecto al desafío del independentismo.