logo twMarcos H. De la Morena 

Golpe de Estado. Con estas palabras con las que hace unos días se refería la patronal catalana al desafío plebiscitario de Cataluña, ha definido hoy el presidente del Gobierno a la consulta unilateral que pretende celebrar el ejecutivo de Puigdemont el próximo 1 de octubre. Rajoy asegura que el primer objetivo que se ha fijado para el nuevo curso político que comenzará tras los meses de verano será impedir el referéndum catalán, con el objetivo de “recuperar la normalidad y la moderación”.

Incluso ha anunciado que el Gobierno ya ha recurrido ante el Tribunal Constitucional la ya conocida “reforma express” que Puigdemont tramitó hace unos días para acelerar el proceso secesionista. Mas tarde, el presidente ha querido hacer suyas las afirmaciones de la patronal, de quien ha dicho que mantiene una posición “honorable, valiente y noble” al rechazar de plano el desafío soberanista. Además, ha hablado también de la parte de los catalanes que también rechazan el referéndum, a quienes Rajoy ha definido como “sociedad plural”.

Por otro lado, el jefe del ejecutivo español parece querer dejar atrás su declaración ante el juez sobre la trama Gürtel lo antes posible, principalmente en lo que a relaciones con los partidos de la oposición se refiere. Ha hecho público durante su rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que está tratando de “acercar posiciones” con PSOE y Ciudadanos para tratar el delicado tema del 1-O.

Al parecer, la situación catalana es un quebradero de cabeza para el Gobierno, ya que Rajoy ha dedicado gran parte de su intervención ante los medios tras el anteriormente nombrado consejo para abordar este tema desde todos los ángulos posibles. Tras una breve mención sobre el balance de su gestión durante el último año como inicio discursivo, el presidente ha entrado de lleno en el terreno farragoso del referéndum, al que también ha definido como “situación desafiante”, calificando a la Generalitat como “organismo radicalizado y abocado al abismo de la confrontación abierta”.


MÁS INFORMACIÓN

El Gobierno controlará semanalmente los gastos de la Generalitat para que no lo destinen al referéndum