Mariano Rajoy no ha despejado ninguna duda sobre la trama Gürtel. Rodeos, cambios de tema, evasivas. El presidente del Gobierno se ha ahorrado los detalles de la Gürtel ante el Congreso de los Diputados pero si ha pedido unidad ante el terrorismo y ha detallado en numerosas ocasiones los dos problemas que afectan a los españoles. El dirigente popular no ha hablado de Bárcenas, ni de la Gürtel ni de la numerosa lista de imputados que arrastra el caso de la financiación ilegal del partido, pero si ha pedido unidad ante el desafío separatista.

Margarita Robles ha sido la primera en subirse a la tribuna para preguntar a Mariano Rajoy sobre la Gürtel. La portavoz socialista ha apuntado que Rajoy “es un presidente bajo sospecha, porque con sus silencios, omisiones y su falta de la verdad ha demostrado una connivencia con la financiación de su partido que está sujeto al conocimiento de los tribunales”.

El dirigente ha reprochado que se aprovechen estas cuestiones para hacer “juicios políticos”. Tras la intervención de la portavoz socialista, Margarita Robles, Rajoy ha preguntado: “¿Un dirigente político puede acudir a los tribunales cuando se le cita como testigo o debe dimitir?. ¿Cuando liquidamos la presunción de inocencia?”, recordando que Robles declaró como testigo en el caso Lasa y Zabala. “Me parece muy poco serio. Le pido un poco de pudor, porque si no será muy difícil que me la pueda tomar en serio. Ser testigo en un procedimiento judicial no es un deshonor para nadie”, ha señalado sobre su paso por la Audiencia Nacional. “Señora Robles, esto no es un tribunal”, ha apuntado en referencia a la ex magistrada. “Una cosa es que me sometan a control y otra que me nieguen el derecho a la legítima defensa”.

Robles ha señalado durante su intervención que Mariano Rajoy es “un presidente bajo sospecha”. “Su declaración en la Audiencia Nacional me produjo sonrojo por sus evasivas. No trató de aclarar los hechos objeto de enjuiciamiento. No haga como otros presidentes que en los tiempos de Banca Catalana se envolvieron en las banderas para tapar la corrupción. Está atrincherado en La Moncloa”.

Ha recordado que según la última encuesta, “el 49% de los ciudadanos de este país opinan que la corrupción y el fraude es la principal prioridad. Y otros, que es la segunda, después del paro. Le voy a pedir que asuma responsabilidades políticas y me voy a remitir a lo que dijo el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez: “Dimita usted por dignidad”.