Podemos no quería ningún error como ocurrió con la moción presentada contra Cristina Cifuentes y hoy Irene Montero, portavoz de la formación morada ha elevado el tono y empujado al PP contra la pared. Durante más de dos horas, Montero ha enumerado múltiples casos de corrupción, imputados e implicados. Luis Bárcenas, Villar Mir, Granados o Ignacio López Hierro (marido de Cospedal).

La portavoz de la formación morada no ha dado tregua al PP y no se ha alejado del discurso propio de Podemos acusando a los populares de «autoritarismo propio del dueño de un cortijo». Así como de sostener un proyecto «servil con las élites económicas».

Montero ha repetido en numerosas ocasiones que el PP  «ha convertido la corrupción en una forma de gobierno» matizando que «la corrupción tiene sede en Génova 13». «Basta ya de corrupción, su tiempo se ha acabado. Forman parte del pasado y hay una España enfrente pidiendo paso. Hay una España en marcha pidiendo las riendas de este país», ha apuntado Irene Montero.

De nuevo incidiendo en la corrupción ha asegurado que en Génova 13 estaban los despachos de Aguirre, Rato o Bárcenas, «dónde los sobres se movían para arriba y para abajo» para pagar «reformas con dinero negro». 

Montero ha asegurado que «han emprendido una peligrosa huída hacia adelante. Sólo les queda bunkerizarse y resistir. Son el nuevo búnker ideológico, lo llevan en el ADN» haciendo referencia a ala dura del franquismo.

Durante su intervención ha calificado al PP de antidemócrata por no querer llevar a cabo un referéndum en Cataluña. Ha propuesto que España se reconozca como «un país de países» ya que es un «estado plurinacional con derecho a decidir».