logo twMarcos H. De la Morena 

Más de 4.000 millones de inversión en obra pública para Cataluña. Así lo ha anunciado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la inauguración de las jornadas sobre infraestructuras celebradas en Barcelona. Estas jornadas están organizadas por el gabinete personal del presidente en colaboración con el Ministerio de Fomento, con el objetivo de presentar oficialmente la primera oferta concreta de adjudicaciones públicas para lo que ellos mismos han llamado ‘la sociedad civil catalana’.

Junto con Rajoy, presidian el acto Soraya Saenz de Santamaría, Iñigo de la Serna como ministro de Fomento, Enric Millo como delegado popular en Cataluña y toda la cúpula del PP de la región, encabezada por García Albiol. Sin embargo, ningún miembro del Govern ha estado presente.

También habrían asistido unas 500 personas entre empresarios y directivos de la zona, a quienes interesaba personalmente la futura inversión del Gobierno. A ellos se ha dirigido en particular Rajoy, pidiéndoles ayuda para “ganar la batalla de la moderación y del sentido común ante el desafío secesionista”.

Tras este anuncio, el president Carles Puigdemont ha querido salir al paso de las declaraciones de Rajoy: “¿Qué diferencia esta promesa y este anuncio de todas las otras? Todas las otras se han incumplido”. Ha instado además al presidente del Gobierno a que firme una “cláusula antiinculmplimiento” para que los compromisos de inversión sean efectivos y reales en el plazo de la legislatura. “Tendría que dar garantías palpables y creíbles para que, en el caso de que pase lo que ha pasado siempre de que el Estado no cumple, haya una situación diferente”, ha comentado Puigdemont.

En cuanto a los números concretos, Rajoy ha especificado que de estos 4.200 millones, se adjudicarán anualmente a la Comunidad algo más de 1.000 hasta el final de la legislatura. De las cifras totales, 1.800 millones irán destinados a la red de cercanías Renfe de Cataluña, la cual según los informes necesita una reforma en profundidad. Además, el objetivo final del Gobierno es iniciar las obras de un eje ferroviario que vaya desde la frontera francesa, teniendo en Cataluña su nacimiento, hasta la costa de Algeciras. Este proyecto vería la luz en 2020, cuando, según el jefe del ejecutivo, “la parte catalana del corredor esté completamente concluido”


MÁS INFORMACIÓN

Rajoy manda un recado a la oposición y califica de “amputación terrible” el proceso separatista de Cataluña