Mariano Rajoy no ha despejado ninguna duda sobre la trama Gürtel. Rodeos, cambios de tema, evasivas. El presidente del Gobierno se ha ahorrado los detalles de la Gürtel ante el Congreso de los Diputados pero si ha pedido unidad ante el terrorismo y ha detallado en numerosas ocasiones los dos problemas que afectan a los españoles. El dirigente popular no ha hablado de Bárcenas, ni de la Gürtel ni de la numerosa lista de imputados que arrastra el caso de la financiación ilegal del partido, pero si ha pedido unidad ante el desafío separatista.

Rajoy ha asegurado que “contra la corrupción son más efectivas las reformas que los reproches” y ha recordado al Congreso que han sido 52 las ocasiones, entre investiduras y sesiones parlamentarias, que ha tenido que responder a distintas preguntas sobre corrupción dentro del partido. Y por ello ha subido la apuesta y ha explicado que “los sistemas constitucionales modernos han establecido un instrumento para exigir la responsabilidad política del Gobierno: la moción de censura. Así se exige hoy en España la responsabilidad política”.

Rajoy ha proseguido con su órdago añadiendo que “la crítica al Gobierno por un hecho o una política concreta no determina la exigencia de una responsabilidad política. Para ello es preciso que la Cámara, por mayoría, retire la confianza al Gobierno y nombre a otro presidente. Es decir, que apruebe una moción de censura”.

El dirigente ha reprochado que se aprovechen estas cuestiones para hacer “juicios políticos”. Tras la intervención de la portavoz socialista, Margarita Robles, Rajoy ha preguntado: “¿Un dirigente político puede acudir a los tribunales cuando se le cita como testigo o debe dimitir?. ¿Cuando liquidamos la presunción de inocencia?”, recordando que Robles declaró como testigo en el caso Lasa y Zabala. “Me parece muy poco serio. Le pido un poco de pudor, porque si no será muy difícil que me la pueda tomar en serio. Ser testigo en un procedimiento judicial no es un deshonor para nadie”, ha señalado sobre su paso por la Audiencia Nacional. “Señora Robles, esto no es un tribunal”, ha apuntado en referencia a la ex magistrada. “Una cosa es que me sometan a control y otra que me nieguen el derecho a la legítima defensa”.

Robles ha señalado durante su intervención que Mariano Rajoy es “un presidente bajo sospecha”. “Su declaración en la Audiencia Nacional me produjo sonrojo por sus evasivas. No trató de aclarar los hechos objeto de enjuiciamiento. No haga como otros presidentes que en los tiempos de Banca Catalana se envolvieron en las banderas para tapar la corrupción. Está atrincherado en La Moncloa”.

Albert Rivera ha anunciado una limitación de mandatos. Ha señalado que “hemos tenido un mitin. El señor Rajoy no ha pronunciado la palabra Gürtel. En este formato no tiene la obligación de decir la verdad. Si a lo mejor no ha dicho la verdad en los tribunales, ¿la va a decir aquí?”. El formato es la comisión de investigación que ustedes intentaron impedir. No lo lograron porque aunque no tiene palabra [la comisión está incluida en el pacto de PP y Ciudadanos] no tiene tampoco escaños para impedirlo”.

Pablo Iglesias  le ha reprochado que “de la corrupción no le gusta hablar, pero la corrupción no se puede esconder”. Además ha tachado a Rajoy de “incompetente” por presuntamente “no conocer lo que sucedía en el partido mientras era secretario general”.