La independencia de Cataluña duró 8 segundos y hoy el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy ha pedido a la Generalitat que confirme si ha declarado o no la independencia lo que si resulta ser afirmativo supone el primer paso para activar el artículo 155 de la Constitución. Rajoy ha acusado al presidente de la Generalitat de “perpetrar un ataque contra la Constitución, el Estatuto de Autonomía y el Estado de derecho” pero aún así le ha dado la posibilidad de encauzar la situación para no tener que llegar a la activación del 155 para lo que ya ha dado luz verde el Consejo de Ministros con el apoyo de PSOE y Ciudadanos.

“En la contestación al requerimiento el señor Puigdemont tiene la oportunidad de contestar a tantas llamadas desde tantos ámbitos para recuperar la legalidad“, ha asegurado Rajoy tras el Consejo de Ministros. De esta forma el presidente del Gobierno ha puesto la pelota en el tejado de Puigdemont.

“Si Puigdemont respeta la legalidad se pondría fin a un periodo de ilegalidad e incertidumbre. Es lo que todos esperan para poner fin a la situación que se está viviendo en Cataluña”, ha señalado Rajoy. “Es preciso que vuelvan la tranquilidad y el sosiego. Seguiré actuando con prudencia y tranquilidad”, ha concluido.

Durante su comparecencia, Rajoy, ha repasado las leyes que ha vulnerado Puigdemont desde que ha comenzado con el ‘procés’. Se ha remontado a hace cinco años cuando Artur Mas intentó encabezar la independencia de Cataluña de la forma que ha hecho Puigdemont, al  “imponer condiciones y exigencias inasumibles al Estado”.

El Gobierno quiere ofrecer “certezas y claridad” a los españoles y a los catalanes. Rajoy ha insisto en que “la democracia no se puede ejercer al margen de las reglas. El voto es esencial pero votar contra la democracia no es democracia“.