logo tw Álvaro Moreno

  • Mariano Rajoy ha defendido nuevamente hoy su investidura a través de las cifras de paro, la creación de riqueza y la confianza de los inversores en España
  • La novedad sobre el discurso que ya dio en agosto es que ha hablado en términos concretos de «Grandes Pactos» como el de educación o el de las pensiones.

El candidato del Rey, Mariano Rajoy ha explicado en un nuevo discurso de investidura su proyecto político que parece será el que acabe por imponerse.

Las primeras palabras del candidato, han sido en referencia al por qué de haber aceptado el encargo de formar gobierno, ya que ha afirmado que pese a que «unas terceras elecciones podrían convenirles como partido, solo responderían a intereses partidistas y no a los de los españoles, por lo tanto la responsabilidad del PP es evitarlas y así lo harán en esta investidura».

Tras explicar sus motivos, el dirigente ha argumentado que la creación de empleo es el objetivo más importante de su gobierno y que es «esencial» seguir creando empleo con sus políticas, para así poder mantener el Estado de Bienestar.

Además de esto ha incidido en que su propuesta de gobierno debía ser la que imperase porque «es el único razonable, como el tiempo ya se ha encargado de demostrar».

Por todo esto ha defendido que su acuerdo con Ciudadanos, que ha prometido respetar e intentar ampliar a otras formaciones, será llevado a cabo en todos sus puntos y que no solo lo renovará sino que lo cumplirá lo antes posible.

Los grandes acuerdos

La novedad de este discurso frente al dado el pasado mes de Agosto es que el presidente en funciones ha incidido en llegar a acuerdos concretos en fechas determinadas.

De esta forma Mariano Rajoy se ha comprometido a convocar el «Pacto de Toledo» antes del final del año y de esta forma tratar de solucionar el problema de las pensiones, cuya hucha podría acabarse en 2017, con una respuesta compartida entre todos los partidos.

Por otra parte también ha anunciado que creará un comisión subparlamentaria para iniciar las conversaciones entre todas las fuerzas políticas dentro de un mes como tarde para cerrar en el plazo de seis meses un gran pacto por la educación que será consensuado con las asociaciones de profesores.

Además de todo esto ha llamado de forma mucho menos concreta a todos los partidos a pactar sobre otros muchos temas como la corrupción o sobre el secesionismo catalán.