Carles Puigdemont ha pedido durante una entrevista en la CNN que se nombren dos representantes de la Generalitat y dos representantes del Gobierno central para negociar la independencia de Cataluña. La exigencia que ha puesto ha sido que la negociación no tenga “condiciones previas”.

Después de que Puigdemont dejase en suspenso la declaración de independencia ha pedido dialogar con el Gobierno pero sin renunciar a sus planes de separar Cataluña de España. Ahora el presidente de la Generalitat pide un mediador para comenzar las conversaciones, “tal vez esto podría ayudarnos a hablar” asegura.

“Estamos en un punto donde lo más importante es que no hay condición previa para sentarse y hablar, aceptar que tenemos que hablar, tenemos que hablar en las condiciones adecuadas”, ha asegurado. A su juicio la relación entre España y Cataluña “no funciona” por lo que ha llegado el momento de llegar a una negociación porque la “mayoría de los catalanes” quieren que Cataluña se convierta en un Estado independiente.