logo twMarcos H. De la Morena 

Al ejecutivo catalán no ha parecido gustarle la medida que Rajoy tomará contra su comunidad para tratar de evitar el desfalco secesionista. Si ayer era el portavoz popular Iñigo Méndez de Vigo quien anunciaba que desde Madrid se exigirían cuentas semanales a la Generalitat, hoy el president Puigdemont le contestaba vía Twitter hablando de la “guerra sucia” del Gobierno.

“Los intereses que hemos pagado para que nos presten nuestro propio dinero, que recaudan generosamente, ¿nos los puede devolver, ministro?”, posteaba el jefe del Govern, haciendo referencia en gran parte a los fondos del FLA (Fondo de Liquidación Autonómico), los cuales, según Méndez de Vigo, serían los primeros en ser restringidos si se constatara que se está financiando el referéndum gracias a dinero público.

Al parecer, Puigdemont estima que gran parte de la financiación prometida a Cataluña estos últimos años no ha llegado a las arcas autonómicas, ya que, según otro de sus tweets “nunca ha llegado o se ha destinado a la guerra sucia contra la independencia”.

En cuanto a las medidas del Gobierno, desde el ejecutivo nacional ya se ha anunciado que se comprobará cada gasto que se genere en Cataluña semanalmente, para evitar que se destinen fondos públicos al “desafío secesionista”. Fue el propio Méndez de Vigo quien aseguró ante los medios: “ni un euro público de los catalanes sufragará la consulta ilegal. Es una medida preventiva”.

En caso de encontrar cualquier desvió de capital hacia el referéndum, Moncloa suspendería progresivamente toda la financiación catalana, comenzando por eliminar las entregas del FLA, que se utilizan para eliminar el déficit en la medida de lo posible y que la Generalitat ha usado estos últimos años para invertir en sanidad y farmacia.


MÁS INFORMACIÓN

Puigdemont renueva a sus consejeros para asegurar el Referéndum