Apenas horas antes de que se presente la ley que regulará el referéndum, Puigdemont ha fulminado al consejero de Empresa de la Generalitat, Jordi Baiget. Este ha puesto en duda la utilidad de este proceso unilateral y ha reprochado la existencia de un núcleo duro como único conocedor de los detalles del proceso.

Baiget, uno de los hombres fuertes de Artur Mas, ha señalado en el Punt Avui «una parte del Gobierno no estamos en el núcleo duro de las decisiones y eso genera lo que genera…A mí y a otros, ¿se nos consulta la estrategia de lo que tenemos que hacer? No. Quienes no estamos en el núcleo duro de las decisiones tendremos que tomarlas con muy poco tiempo sobre cosas que no habremos podido madurar«. Aseguró además, que el «poder» puede frenar el intento de referéndum. Explicó que no teme entrar en prisión pero si le preocupa que pueda entrar «en riesgo el patrimonio» porque afecta a su entorno familiar.

Baiget, licenciado en Ciencias Económicas apunto que «el Estado tiene tanta fuerza que probablemente no podremos hacer el referéndum. ¿Se probará una norma legal catalana para que se pueda hacer?. Si, pero en el minuto uno vendrá su suspensión» aseguró. De hecho planteó que se celebrase algo «que se asemeje al 9-N» que es una de las afirmaciones censuradas por la Generalitat. Esto le ha costado el cargo. Las distintas opiniones que hay dentro del govern se han evidenciado con su cese.

Pero este no ha sido el primer cargo que se pierde durante el procés. Ya fue cesado el ex juez Santi Vidal como senador de ERC por explicar parte del plan de reférendum en distintas conferencias.

Baiget fue nombrado consejero de Economía el 14 de enero de 2016. En 2011 desarrolló el cargo de director general de Coordinación Interdepartamental y fue un año después cuando Artue Mas le nombró secretario de Gobierno.


MÁS INFORMACIÓN:

El juez Vidal deja su escaño por revelar las ilegalidades de la Generalitat para preparar la independencia