Después de que se produjese el atentado contra Las Ramblas de Barcelona, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont ha convocado un gabinete de crisis al que han asistido todas las instituciones para analizar la situación, y esclarecer los motivos del ataque.

Acompañado por el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, Puigdemont ha afirmado que “Catalunya ha sido tierra de paz, no dejaremos que una minoría acabe con nuestra manera de ser, que ha sido forjada a lo largo de los siglos”.

Los datos aportados por la Generalitat han mostrado que han fallecido 12 personas y que 80 han resultado heridas, con diversas consideraciones. Por su parte, la alcaldesa de la ciudad ha declarado:“Los cobardes que han intentado sembrar el miedo no se saldrán con la suya”.

Posteriormente, compareció el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la sede de la Delegación del Gobierno, para ofrecer todo su apoyo a la ciudad de Barcelona y la Generalitat y ha decretado tres días de luto oficial.