Pedro Sánchez ha dado su primer ‘no’ a Mariano Rajoy tras su vuelta como secretario general de los socialistas. El dirigente, ha rechazado tanto el techo de gasto de 2018 como la senda de consolidadación fiscal planteada por el Gobierno. El PSOE ha justificado su respuesta asegurando que esto provoca «desigualdad» y aumenta el agujero de las cuentas publicas.

Esta respuesta no ha pillado de sorpresa al Partido Popular ya que los socialistas ya habían rechazado las metas de déficit planteadas por Cristobal Montoro en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera. Según el PSOE las cifras que ha presentado el equipo de Rajoy son un «ataque ideológico del neoliberalismo del Gobierno» y suponen una invasión negativa del sistema de bienestar por lo que entienden que existe otra alternativa a a la planteada por Montoro.  A juicio del PSOE, el techo de gasto pretende «reducir el Estado social a lo mínimo».

El portavoz socialista, José Luis Ábalos y el dirigente territorial, Guillermo Fernández Vara, han asegurado en rueda de prensa que Rajoy no «ha tenido ninguna intención de negociar nada» con los nacionalistas y sólo quería un cheque en blanco.  A su juicio, el PP sigue «en la senda del recorte social. Por lo que su voto será un rotundo ‘no’ a Mariano Rajoy. Con la aparición del número tres del PSOE y Fernández Vara, Ferraz ha querido demostrar la unidad de la nueva era de los socialistas encabezada de nuevo por Pedro Sánchez.

La aprobación de estas cifras depende de Ciudadanos pero Ábalos, portavoz socialista, ha criticado que Rivera siga «alimentando la esperanza» de llegar a un acuerdo con Rajoy bajando los impuestos. Ha exigido a Rivera que explique como «piensa pagar las pensiones en dos años ya que con el mismo dinero y más pensionistas habrá que bajarse la pensión».