logo twMarcos H. De la Morena 

El equipo regional de Susana Díaz ha decidido este miércoles eludir una postura concreta en la petición que los socialistas parlamentarios han cursado para reprobar públicamente a Soraya Sáenz de Santamaría. Esta medida se basa en la acusación por parte del PSOE federal hacia la propia vicepresidenta, considerando que es la más alta responsable de los abusos policiales cometidos el 1-O por los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado.

Según los andaluces, lo mejor es no pronunciarse sobre si sería efectiva o no esta reprobación tal y como está la situación tanto en Cataluña como en el Congreso de los Diputados. Además, han echado ‘balones fuera’ en este aspecto, aludiendo que la decisión final la tiene la ejecutiva federal, y por tanto será el secretario general, Pedro Sánchez, quien apoye públicamente las acciones del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes Generales.

Mario Jiménez, portavoz de la ejecutiva de Díaz, ha sido el encargado de transmitir a los medios esta serie de declaraciones. “El PSOE-A no tiene en sí mismo una posición al respecto, porque es responsabilidad de la dirección federal, del secretario general del partido y del grupo parlamentario en las Cortes”, ha aclarado el político andaluz.

Sin embargo, Jiménez sí ha querido opinar sobre las propias acciones de los Policías Nacionales y Guardias Civiles durante el pasado domingo, admitiendo que “no estamos de acuerdo con ningún tipo de coacción, presión o de amenaza que se haga contra los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado”.