logo twMarcos H. De la Morena 

Sanciones administrativas de hasta 20.000 euros y la retirada del contenido ofensivo podrían ser las penas por ofensas contra cualquier tipo de colectivo LGTBI si la nueva proposición de ley del partido de Pablo Iglesias sale adelante.

Esta propuesta, nombrada “contra la discriminación por razón sexual”, fue publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE), con el objetivo de que el Congreso de los Diputados la someta a votación en los próximos días.

Sin embargo, las críticas a la formación morada no han tardado en llegar. Quienes ponen la medida en duda se basan en que atenta contra la libertad de expresión y de pensamiento de cualquier persona, ya que se propone que existan sanciones sin necesidad de pasar por trámite judicial a todo aquel que cometa una infracción por “proferir, por cualquier medio o procedimiento, expresiones, imágenes o contenidos gráficos de cualquier tipo que sean ofensivas o vejatorias, por razón de orientación sexual, identidad o expresión de género o características sexuales contra las personas LGTBI o sus familias”.

Incluso uno de los fundadores de Podemos, el ya retirado Juan Carlos Monedero ha visto razonable posicionarse en contra de su formación, ya que opina que “amenaza totalmente el derecho fundamental que es la libertad de expresión”. Además, comentó también en su cuenta personal de Twitter que: “En tiempos de censura, Podemos debe ser el partido más garantista de la libertad de expresión. La homofobia no se derrota censurando”

Los responsables de prensa de Iglesias sin embargo han salido al paso de estas críticas, argumentando que este texto fue elaborado íntegramente por los colectivos LGTBI que “colaboran estrechamente” con Podemos, y que en el trámite de enmiendas se asegurarán de que “se corrija cualquier interpretación susceptible de recortar la libertad de expresión”.


MÁS INFORMACIÓN

El lobby gay, un colectivo movilizado por una estigmatización social histórica