El congreso del PSOE comenzó con mucho respaldo para Pedro Sánchez. El secretario general apostó por una reforma constitucional federal en la que se recoja a España como una “nación de naciones” con carácter “plurinacional”. Esta propuesta fue apoyado por 165 votos con tan solo 41 en contra. Guillermo Fernández Vara, nuevo presidente del Consejo de Política federal del PSOE apuntó que “ni la soberanía popular ni la unidad de España están en juego”.

Aunque el documento de Pedro Sánchez no haya incluido el concepto de “nación de naciones”, el secretario general aseguró en campaña que “España es una nación de naciones con una única soberanía, pero tiene que reconocer a través del perfeccionamiento de la Constitución el carácter plurinacional de este país”.  Manuel Escudero y José Félix Tezanos, coordinadores de su programa, matizaron que el concepto de “nación de naciones” no se refiere a naciones “políticas” sino “culturales”.

EL proyecto de Sánchez fue apoyado en el congreso del PSOE aunque ya venía respaldado por una mayoría de los militantes que le dieron más del 50% del apoyo. El secretario general ha ido desvelando nombres de su ejecutiva y está formada por personas de su más estricta confianza comenzando por José Luis Ábalos, Adriana Lastra, Alfonso Gómez de Celis o Carmen Calvo además de haber apuntado a su equipo al ex lehendakari Patxi López.

Mientras Sánchez, triunfante, exponía su programa, Susana Díaz mantenía un gesto serio desde el palacio de congresos. Los grandes representantes del PSOE respaldaron a la presidenta de Andalucía, Felipe González no acudió personalmente pero envió un vídeo en el que no mencionó expresamente a Pedro Sánchez, pero si acudieron Rodríguez Zapatero y Rubalcaba.

 Uno de los términos que se ha aclarado durante el congreso del PSOE ha sido su rechazo hacia los vientres de alquiler que ha obtenido 175 votos negativos y 31 a favor. “El PSOE no puede abrazar ninguna práctica que suponga socavar los derechos de mujeres ni de niñas y apuntalar la feminización de la pobreza”, aseguró Pedro Sánchez. “No estoy a favor de utilizar el cuerpo de la mujer para la prostitución, para la trata, ni para la maternidad subrogada”, continuó. Y animó a facilitar “los mecanismos de adopción”.