logo twMarcos H. De la Morena 

Tras declarar esta mañana ante el Tribunal Superior de Justicia de Murcia, el presidente de la comunidad ha comparecido ante los medios para declarar que el “cumple su palabra” y que “abandonará el cargo cuando se proceda a su imputación formal, si es que sucede”.

Esta vuelta de tuerca a la dialéctica judicial es de nuevo el punto ciego de su acuerdo con Ciudadanos. La legislación actual marca que una ‘imputación formal’ es lo mismo que un encausamiento, el cual solo se produce una vez concluida la instrucción del caso. Es decir, podrían pasar años hasta que se imputara a Sánchez de forma oficial, y por tanto, no estaría obligado a dimitir hasta entonces.

Ha reconocido ante el tribunal que puede haber algún error en el expediente administrativo de justificación de la subvención, y que realmente es eso es lo que se está investigando y por lo que podría ser culpable, pero que en ningún momento son justas las acusaciones que se vierten hacia él, entre otras, por prevaricación y malversación de fondos públicos.

«Hoy tiene la última palabra la justicia, como debe ser», ha afirmado el presidente murciano, tras haber contestado durante cuatro horas a las preguntas de los dos fiscales, del magistrado, Julián Pérez-Templado y de su propio abogado, Francisco Martínez Escribano. Sin embargo, Sánchez se ha negado de pleno a responder a las acusaciones particulares, aludiendo a que la denuncia del PSOE que las había propiciado eran “demasiadas para responderlas”.

Ante el juez, Sánchez ha declarado que él no conocía al arquitecto director del proyecto urbanístico, Martín Lejárraga. También ha comentado que él no tenía nada que ver con la parte técnica de la obra, sino que más bien era el impulsor político. Según, ha declarado, él no tenía ningún conocimiento sobre el terreno, y que solo se limitaba a aprobar las partidas de dinero para financiarlo.

Después, Sánchez ha avanzado que su abogado aportará más informes que «dejarán claro que el dinero de las subvenciones está en la obra», tras lo cual ha agregado que «si la obra se quedó a medias fue porque llegó la crisis».


MÁS INFORMACIÓN

“Contra la corrupción, decencia”, la campaña ciudadana para la dimisión del presidente de Murcia