El reférendum no se plantea. Durante la jornada de ayer, tuvo lugar una reunión entre Saénz de Santamaría y Oriol Junqueras sobre la consulta independentista que plantea el gobierno catalán. Y hubo choque, no hubo acuerdo. La vicepresidenta aseguró que no habría una negociación por el asunto y Junqueras, su homólogo catalán, insistió en que la Generalitat convocaría la consulta con o sin el permiso del Estado. El Gobierno explicó que no puede negociar la consulta ya que no dispone de la soberanía que según la Constitución pertenece a todos los Españoles.

Este asunto conocido como ‘operación diálogo’, era de previsible fracaso dadas las posturas opuestas de ambos ejecutivos. Soraya Saénz de Santamaría apuntó que “un Gobierno puede hablar de lo que puede hablar. Y el de España, igual que el alemán o el italiano, no tiene capacidad para decidir porque corresponde al conjunto del pueblo español”. Esto lo recogen los Tribunales Constitucionales de varios países de la Unión Europea en concreto, el Tribunal de Karlsruhe que impide la consulta en Baviera  “los tribunales de diferentes Estados de la UE han dejado muy claro lo que se puede y no se puede hacer con un referéndum de autodeterminación”.

A pesar de las múltiples razones expuestas por el Gobierno, Junqueras continúa con su objetivo: “El Gobierno español se va hoy plenamente convencido de que habrá un referéndum en Cataluña porque nosotros haremos todo lo que sea necesario. No condicionará la celebración del referéndum el hecho de tener un permiso”. Y remachó: “No vamos a renunciar al derecho a decidir a cambio de pedir permiso al Gobierno del PP”.

El encuentro llevado a cabo por la petición de Junqueras, tuvo dos partes. En primer lugar se trató el asunto del referéndum a lo que el número dos de la Generalitat contestó asegurando que no debía “sorprender” su reacción. Y en segundo lugar, un análisis de las 45 reivindicaciones que el Gobierno catalán ha planteado a La Moncloa. Algunas de esas cuestiones serán tratadas en la Conferencia de Presidentes a la que Puigdemont ya ha asegurado que no acudirá. Sobre esto la vicepresidenta lanzó un órdago: “si no acude, los catalanes estarán representados por el Gobierno de España”. 


MÁS INFORMACIÓN

Rajoy convoca el 17 de enero a los presidentes autonómicos en el Senado